Rebelión y muerte de Seba

1
Y se encontraba allí un hombre indigno que se llamaba Seba, hijo de Bicri, benjamita;
y éste tocó la trompeta y dijo:
No tenemos parte en David,
ni tenemos heredad en el hijo de Isaí;
¡Israel, cada uno a sus tiendas!
2
Y todos los hombres de Israel dejaron de seguir a David, y siguieron a Seba, hijo de Bicri;
pero los hombres de Judá permanecieron fieles a su rey, desde el Jordán hasta Jerusalén.
3
Cuando David llegó a su casa en Jerusalén, el rey tomó las diez mujeres, las concubinas que había dejado para guardar la casa, las puso bajo custodia y les dio alimento, pero no se llegó a ellas;
y estuvieron encerradas hasta el día de su muerte, viviendo como viudas.
4
Y el rey dijo a Amasa: Convócame a los hombres de Judá dentro de tres días, y tú también preséntate aquí.
5
Amasa fue para convocar a los hombres de Judá, pero tardó más que el tiempo que él le había señalado.
6
Y David dijo a Abisai: Ahora Seba, hijo de Bicri, nos hará más daño que Absalón;
toma a los siervos de tu señor y persíguelo, no sea que halle paraciudades fortificadas y se nos escape.
7
Entonces los hombres de Joab salieron tras él, junto con los cereteos, los peleteos y todos los hombres valientes;
salieron de Jerusalén para perseguir a Seba, hijo de Bicri.
8
Estaban junto a la piedra grande que está en Gabaón, cuando Amasa vino a su encuentro.
Y Joab estaba vestido con su ropa militar, y sobre ella llevaba un cinturón atado a la cintura con espada en la vaina y mientras avanzaba, se le cayó la espada.
9
Y Joab dijo a Amasa: ¿Te va bien, hermano mío? Y Joab tomó a Amasa por la barba con su mano derecha para besarlo.
10
Pero Amasa no se protegió de la espada que estaba en la mano de Joab y éste le dio en el vientre con ella y derramó sus entrañas por tierra, sin herir lo de nuevo, y murió.
Entonces Joab y Abisai su hermano siguieron tras Seba, hijo de Bicri.
11
Y junto a él estaba uno de los jóvenes de Joab, y dijo: Quien esté por Joab y quien esté por David, que siga a Joab.
12
Y Amasa yacía revolcándose en su sangre en medio del camino.
Al ver el hombre que todo el pueblo se detenía, trasladó a Amasa del camino al campo, y echó sobre él una vestidura porque vio que todo el que pasaba junto a él se detenía.
13
Cuando Amasa fue apartado del camino, todos los hombres pasaron tras Joab para perseguir a Seba, hijo de Bicri.
14
Y pasó Seba por todas las tribus de Israel hasta Abel-bet-maaca y todo Barim, que se reunieron y fueron también tras él.
15
Y llegaron los de Joab y lo sitiaron en Abel-bet-maaca, y levantaron un terraplén contra la ciudad, y éste estaba junto al baluarte;
y todo el pueblo que iba con Joab se puso a socavar el muro para derribarlo.
16
Entonces una mujer sabia gritó desde la ciudad: Oíd, oíd;
ruego que digáis a Joab: “Ven acá para que hable contigo.”
17
Y él se acercó a ella, y la mujer dijo: ¿EresJoab? Y él respondió: Yo soy.
Entonces ella le dijo: Escucha las palabras de tu sierva.
Y él respondió: Escucho.
18
Habló ella, diciendo: Antes acostumbraban decir: “Ellos ciertamente pedirán consejo en Abel”, y así terminaban la querella.
19
Yo soy de las pacíficas y fieles en Israel.
procuras destruir una ciudad madre en Israel.
¿Por qué has de destruir la heredad del Señor?
20
Y Joab respondió, y dijo: Lejos, lejos esté de mí que yo destruya o extermine.
21
Este no es el caso, sino que un hombre de la región montañosa de Efraín, llamado Seba, hijo de Bicri, ha levantado su mano contra el rey David.
Solamente entregadlo, y yo me iré de la ciudad.
Y la mujer dijo a Joab: He aquí, su cabeza te será arrojada por encima del muro.
22
Entonces la mujer, con su sabiduría, fue a hablar a todo el pueblo;
y ellos le cortaron la cabeza a Seba, hijo de Bicri, y se la arrojaron a Joab.
El, pues, tocó la trompeta y se retiraron de la ciudad, cada uno a su tienda.
Joab también regresó al rey en Jerusalén.
23
Joab era jefe sobre todo el ejército de Israel, y Benaía, hijo de Joiada, era jefe sobre los cereteos y peleteos;
24
Adoram estaba a cargo de los trabajos forzados, y Josafat, hijo de Ahilud, era cronista;
25
Seva era escriba, y Sadoc y Abiatar eran sacerdotes;
26
Ira el jaireo era también un sacerdote de David.