Martirio de Jacobo y encarcelamiento de Pedro

1
Por aquel tiempo el rey Herodes echó mano a algunos que pertenecían a la iglesia para maltratarlos.
2
E hizo matar a espada a Jacobo, el hermano de Juan.
3
Y viendo que esto agradaba a los judíos, hizo arrestar también a Pedro.
Esto sucedió durante los días de los panes sin levadura.
4
Y habiéndolo tomado preso, lo puso en la cárcel, entregándolo a cuatro piquetes de soldados para que lo guardaran, con la intención de llevarlo ante el pueblo después de la Pascua.
5
Así pues, Pedro era custodiado en la cárcel, pero la iglesia hacía oración ferviente a Dios por él.
6
Y esa noche, cuando Herodes estaba a punto de sacarlo, Pedro estaba durmiendo entre dos soldados, sujeto con dos cadenas;
y unos guardias delante de la puerta custodiaban la cárcel.
7
Y he aquí, se le apareció un ángel del Señor, y una luz brilló en la celda;
y el ángel tocó a Pedro en el costado, y lo despertó diciendo: Levántate pronto.
Y las cadenas cayeron de sus manos.
8
Y el ángel le dijo: Vístete y ponte las sandalias.
Y así lo hizo.
Y le dijo* el ángel: Envuélvete en tu manto y sígueme.
9
Y saliendo, lo seguía, y no sabía que lo que hacía el ángel era de verdad, sino que creía ver una visión.
10
Cuando habían pasado la primera y la segunda guardia, llegaron a la puerta de hierro que conduce a la ciudad, la cual se les abrió por sí misma;
y salieron y siguieron por una calle, y enseguida el ángel se apartó de él.
11
Cuando Pedro volvió en sí, dijo: Ahora sé en verdad que el Señor ha enviado a su ángel, y me ha rescatado de la mano de Herodes y de todo lo que esperaba el pueblo de los judíos.
12
Al darse cuenta de esto, fue a la casa de María, la madre de Juan, llamado también Marcos, donde muchos estaban reunidos y oraban.
13
Y cuando llamó a la puerta de la entrada, una sirvienta llamada Rode salió a ver quién era.
14
Al reconocer la voz de Pedro, de alegría no abrió la puerta, sino que corrió adentro y anunció que Pedro estaba a la puerta.
15
Y ellos le dijeron: ¡Estás loca! Pero ella insistía en que así era.
Y ellos decían: Es su ángel.
16
Mas Pedro continuaba llamando;
y cuando ellos abrieron, lo vieron y se asombraron.
17
Y haciéndoles señal con la mano para que guardaran silencio, les contó cómo el Señor lo había sacado de la cárcel.
Y les dijo: Informad de estas cosas a Jacobo y a los hermanos.
Entonces salió, y se fue a otro lugar.
18
Cuando se hizo de día, hubo un alboroto no pequeño entre los soldados sobre qué habría sido de Pedro.
19
Y Herodes, después de buscarlo y no encontrar lo, interrogó a los guardias y ordenó que los llevaran para ejecutarlos.
Después descendió de Judea a Cesarea, y se quedó allí por un tiempo.


Muerte de Herodes

20
Herodes estaba muy enojado con los de Tiro y de Sidón;
pero ellos, de común acuerdo se presentaron ante él, y habiéndose ganado a Blasto, camarero del rey, pedían paz pues su territorio era abastecido por el del rey.
21
El día señalado, Herodes, vestido con ropa real, se sentó en la tribuna y les arengaba.
22
Y la gente gritaba: ¡Voz de un dios y no de un hombre es ésta!
23
Al instante un ángel del Señor lo hirió, por no haber dado la gloria a Dios;
y murió comido de gusanos.
24
Pero la palabra del Señor crecía y se multiplicaba.
25
Y Bernabé y Saulo regresaron de Jerusalén después de haber cumplido su misión, llevando consigo a Juan, llamado también Marcos.