Pablo escoge a Timoteo

1
Llegó también a Derbe y a Listra.
Y estaba allí cierto discípulo llamado Timoteo, hijo de una mujer judía creyente, pero de padre griego,
2
del cual hablaban elogiosamente los hermanos que estaban en Listra y en Iconio.
3
Pablo quiso que éste fuera con él, y lo tomó y lo circuncidó por causa de los judíos que había en aquellas regiones, porque todos sabían que su padre era griego.
4
Y conforme pasaban por las ciudades, entregaban los acuerdos tomados por los apóstoles y los ancianos que estaban en Jerusalén, para que los observaran.
5
Así que las iglesias eran confirmadas en la fe, y diariamente crecían en número.


Visión de Pablo del hombre macedonio

6
Pasaron por la región de Frigia y Galacia, habiendo sido impedidos por el Espíritu Santo de hablar la palabra en Asia,
7
y cuando llegaron a Misia, intentaron ir a Bitinia, pero el Espíritu de Jesús no se lo permitió.
8
Y pasando por Misia, descendieron a Troas.
9
Por la noche se le mostró a Pablo una visión: un hombre de Macedonia estaba de pie, suplicándole y diciendo: Pasa a Macedonia y ayúdanos.
10
Cuando tuvo la visión, enseguida procuramos ir a Macedonia, persuadidos de que Dios nos había llamado para anunciarles el evangelio.


Conversión de Lidia

11
Así que, zarpando de Troas, navegamos con rumbo directo a Samotracia, y al día siguiente a Neápolis,
12
y de allí a Filipos, que es una ciudad principal de la provincia de Macedonia, una colonia romana;
en esta ciudad nos quedamos por varios días.
13
Y en el día de reposo salimos fuera de la puerta, a la orilla de un río, donde pensábamos que habría un lugar de oración;
nos sentamos y comenzamos a hablar a las mujeres que se habían reunido.
14
Y estaba escuchando cierta mujer llamada Lidia, de la ciudad de Tiatira, vendedora de telas de púrpura, que adoraba a Dios;
y el Señor abrió su corazón para que recibiera lo que Pablo decía.
15
Cuando ella y su familia se bautizaron, nos rogó, diciendo: Si juzgáis que soy fiel al Señor, venid a mi casa y quedaos en ella.
Y nos persuadió a ir.


Conversión de la muchacha adivina

16
Y sucedió que mientras íbamos al lugar de oración, nos salió al encuentro una muchacha esclava que tenía espíritu de adivinación, la cual daba grandes ganancias a sus amos, adivinando.
17
Esta, siguiendo a Pablo y a nosotros, gritaba diciendo: Estos hombres son siervos del Dios Altísimo, quienes os proclaman el camino de salvación.
18
Y esto lo hacía por muchos días;
mas desagradando esto a Pablo, se volvió y dijo al espíritu: ¡Te ordeno, en el nombre de Jesucristo, que salgas de ella! Y salió en aquel mismo momento.
19
Pero cuando sus amos vieron que se les había ido la esperanza de su ganancia, prendieron a Pablo y a Silas, y los arrastraron hasta la plaza, ante las autoridades;
20
y después de haberlos presentado a los magistrados superiores, dijeron: Estos hombres, siendo judíos, alborotan nuestra ciudad,
21
y proclaman costumbres que no nos es lícito aceptar ni observar, puesto que somos romanos.
22
La multitud se levantó a una contra ellos, y los magistrados superiores, rasgándoles sus ropas, ordenaron que los azotaran con varas.
23
Y después de darles muchos azotes, los echaron en la cárcel, ordenando al carcelero que los guardara con seguridad;
24
el cual, habiendo recibido esa orden, los echó en el calabozo interior y les aseguró los pies en el cepo.


Conversión del carcelero

25
Como a medianoche, Pablo y Silas oraban y cantaban himnos a Dios, y los presos los escuchaban.
26
De repente se produjo un gran terremoto, de tal manera que los cimientos de la cárcel fueron sacudidos;
al instante se abrieron todas las puertas y las cadenas de todos se soltaron.
27
Al despertar el carcelero y ver abiertas todas las puertas de la cárcel, sacó su espada y se iba a matar, creyendo que los prisioneros se habían escapado.
28
Mas Pablo clamó a gran voz, diciendo: No te hagas ningún mal, pues todos estamos aquí.
29
Entonces él pidió luz y se precipitó adentro, y temblando, se postró ante Pablo y Silas,
30
y después de sacarlos, dijo: Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo?
31
Ellos respondieron: Cree en el Señor Jesús, y serás salvo, tú y toda tu casa.
32
Y le hablaron la palabra del Señor a él y a todos los que estaban en su casa.
33
Y él los tomó en aquella misma hora de la noche, y les lavó las heridas;
enseguida fue bautizado, él y todos los suyos.
34
Llevándolos a su hogar, les dio de comer, y se regocijó grandemente por haber creído en Dios con todos los suyos.


Vindicación de Pablo y Silas

35
Cuando se hizo de día, los magistrados superiores enviaron a sus oficiales, diciendo: Suelta a esos hombres.
36
El carcelero comunicó a Pablo estas palabras, diciendo: Los magistrados superiores han dado orden de que se os suelte.
Así que, salid ahora e id en paz.
37
Mas Pablo les dijo: Aunque somos ciudadanos romanos, nos han azotado públicamente sin hacernos juicio y nos han echado a la cárcel;
¿y ahora nos sueltan en secreto? ¡De ninguna manera! Que ellos mismos vengan a sacarnos.
38
Y los oficiales informaron esto a los magistrados superiores, y al saber que eran romanos, tuvieron temor.
39
Entonces vinieron, y les suplicaron, y después de sacarlos, les rogaban que salieran de la ciudad.
40
Cuando salieron de la cárcel, fueron a casa de Lidia, y al ver a los hermanos, los consolaron y partieron.