Ciudades de refugio

1
Cuando el Señor tu Dios destruya las naciones cuya tierra el Señor tu Dios te da, y las desalojes, y habites en sus ciudades y en sus casas,
2
te reservarás tres ciudades en medio de tu tierra que el Señor tu Dios te da en posesión.
3
Prepararás los caminos, y dividirás en tres partes el territorio de tu tierra que el Señor tu Dios te dé en posesión, para que huya allí todo homicida.
4
Y este será el caso del homicida que huya allí y viva: cuando mate a su amigo sin querer, sin haberlo odiado anteriormente
5
(como cuando un hombre va al bosque con su amigo para cortar leña, y su mano blande el hacha para cortar el árbol, y el hierro salta del mango y golpea a su amigo, y éste muere), él puede huir a una de estas ciudades y vivir;
6
no sea que el vengador de la sangre en el furor de su ira persiga al homicida, y lo alcance porque el camino es largo, y le quite la vida aunque él no merecía la muerte, porque no lo había odiado anteriormente.
7
Por tanto, te mando, diciendo: Reservarás para ti tres ciudades.
8
Y si el Señor tu Dios ensancha tu territorio, como ha jurado a tus padres, y te da toda la tierra que ha prometido dar a tus padres
9
(si guardas cuidadosamente todos estos mandamientos que te mando hoy, de amar al Señor tu Dios y de andar siempre en sus caminos), entonces te añadirás tres ciudades más, además de estas tres.
10
Para que no se derrame sangre inocente en medio de tu tierra que el Señor tu Dios te da por heredad, y no seas culpable de derramar sangre.
11
Pero si hay un hombre que odia a su prójimo, y acechándolo, se levanta contra él, lo hiere, y éste muere, y después él huye a una de estas ciudades,
12
entonces los ancianos de su ciudad enviarán a sacarlo de allí, y lo entregarán en mano del vengador de la sangre para que muera.
13
No tendrás piedad de él;
mas limpiarás de Israel la sangre del inocente, para que te vaya bien.


Ley de límites y de testigos

14
No moverás los linderos de tu prójimo, fijados por los antepasados, en la herencia que recibirás en la tierra que el Señor tu Dios te da en posesión.
15
No se levantará un solo testigo contra un hombre por cualquier iniquidad o por cualquier pecado que haya cometido;
el caso será confirmado por el testimonio de dos o tres testigos.
16
Si un testigo falso se levanta contra un hombre para acusarle de transgresión,
17
los dos litigantes se presentarán delante del Señor, delante de los sacerdotes y de los jueces que haya en esos días.
18
Y los jueces investigarán minuciosamente;
y si el testigo es un testigo falso y ha acusado a su hermano falsamente,
19
entonces le haréis a él lo que él intentaba hacer a su hermano.
Así quitarás el mal de en medio de ti.
20
Los demás oirán y temerán, y nunca más volverán a hacer una maldad semejante en medio de ti.
21
Y no tendrás piedad: vida por vida, ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie.