Leyes diversas

1
No verás extraviado el buey de tu hermano, o su oveja, sin que te ocupes de ellos;
sin falta los llevarás a tu hermano.
2
Y si tu hermano no vive cerca de ti, o si no lo conoces, entonces lo traerás a tu casa, y estará contigo hasta que tu hermano lo busque;
entonces se lo devolverás.
3
Así harás con su asno, y asimismo harás con su vestido;
lo mismo harás con cualquier cosa perdida que tu hermano haya perdido y que tú halles.
No te es permitido ignorarlos.
4
No verás el asno de tu hermano, o su buey, caído en el camino sin ocuparte de ellos;
sin falta le ayudarás a levantar los.
5
La mujer no vestirá ropa de hombre, ni el hombre se pondrá ropa de mujer;
porque cualquiera que hace esto es abominación al Señor tu Dios.
6
Si encuentras un nido de pájaros por el camino, en un árbol o en la tierra, con polluelos o con huevos, y la madre echada sobre los polluelos o sobre los huevos, no tomarás la madre con los hijos;
7
sin falta dejarás ir a la madre, mas a los hijos los puedes tomar para ti, para que te vaya bien y prolongues tus días.
8
Cuando edifiques casa nueva, le harás un muro a tu azotea, para que no traigas culpa de sangre sobre tu casa si alguno se cayera de ella.
9
No sembrarás tu viña con dos clases de semilla, no sea que todo el fruto de la semilla que hayas sembrado y el producto de la viña queden inservibles.
10
No ararás con buey y asno juntos.
11
No vestirás ropa de material mezclado de lana y lino.
12
Te harás borlas en las cuatro puntas del manto con que te cubras.


Leyes sobre la moralidad

13
Si un hombre toma a una mujer y se llega a ella, y después la aborrece,
14
y la acusa de actos vergonzosos y la difama públicamente, diciendo: “Tomé a esta mujer, pero al llegarme a ella no la encontré virgen”,
15
entonces el padre y la madre de la joven tomarán las pruebas de la virginidad de la joven y las llevarán a los ancianos de la ciudad, a la puerta.
16
Y el padre de la joven dirá a los ancianos: “Di mi hija por mujer a este hombre, pero él la aborreció;
17
y he aquí, él le atribuye actos vergonzosos, diciendo: ‘No encontré virgen a tu hija.’ Pero esta es la prueba de la virginidad de mi hija.” Y extenderán la ropa delante de los ancianos de la ciudad.
18
Y los ancianos de la ciudad tomarán al hombre y lo castigarán,
19
y le pondrán una multa de cien siclos de plata, que darán al padre de la joven, porque difamó públicamente a una virgen de Israel.
Y ella seguirá siendo su mujer;
no podrá despedirla en todos sus días.
20
Pero si el asunto es verdad, que la joven no fue hallada virgen,
21
entonces llevarán a la joven a la puerta de la casa de su padre, y los hombres de su ciudad la apedrearán hasta que muera, porque ella ha cometido una infamia en Israel prostituyéndose en la casa de su padre;
así quitarás el mal de en medio de ti.
22
Si se encuentra a un hombre acostado con una mujer casada, los dos morirán, el hombre que se acostó con la mujer, y la mujer;
así quitarás el mal de Israel.
23
Si hay una joven virgen que está comprometida a un hombre, y otro hombre la encuentra en la ciudad y se acuesta con ella,
24
entonces llevaréis a los dos a la puerta de esa ciudad y los apedrearéis hasta que mueran;
la joven, porque no dio voces en la ciudad, y el hombre, porque ha violado a la mujer de su prójimo;
así quitarás el mal de en medio de ti.
25
Pero si el hombre encuentra en el campo a la joven que está comprometida, y el hombre la fuerza y se acuesta con ella;
entonces morirá sólo el que se acuesta con ella,
26
no harás nada a la joven;
no hay en la joven pecado digno de muerte, porque como cuando un hombre se levanta contra su vecino y lo mata, así es este caso;
27
cuando él la encontró en el campo, la joven comprometida dio voces, pero no había nadie que la salvara.
28
Si un hombre encuentra a una joven virgen que no está comprometida, y se apodera de ella y se acuesta con ella, y son descubiertos,
29
entonces el hombre que se acostó con ella dará cincuenta siclos de plata al padre de la joven, y ella será su mujer porque la ha violado;
no podrá despedirla en todos sus días.
30
Ninguno tomará a la mujer de su padre para que no descubra la vestidura de su padre.