Los excluidos de la asamblea

1
Ninguno que haya sido castrado o que tenga cortado su miembro viril entrará en la asamblea del Señor.
2
Ningún bastardo entrará en la asamblea del Señor, ninguno de sus descendientes, aun hasta la décima generación, entrará en la asamblea del Señor.
3
Ningún amonita ni moabita entrará en la asamblea del Señor;
ninguno de sus descendientes, aun hasta la décima generación, entrará jamás en la asamblea del Señor,
4
porque no fueron a vuestro encuentro con pan y agua en el camino cuando salisteis de Egipto, y porque alquilaron contra ti a Balaam, hijo de Beor, de Petor en Mesopotamia, para maldecirte.
5
Mas el Señor tu Dios no quiso escuchar a Balaam, sino que el Señor tu Dios te cambió la maldición en bendición, porque el Señor tu Dios te ama.
6
Nunca buscarás su paz ni su prosperidad en todos tus días.
7
No aborrecerás al edomita, porque es tu hermano;
no aborrecerás al egipcio, porque fuiste extranjero en su tierra.
8
Los hijos de la tercera generación que les nazcan podrán entrar en la asamblea del Señor.


Leyes diversas

9
Cuando salgas como ejército contra tus enemigos, te guardarás de toda cosa mala.
10
Si hay en medio de ti un hombre inmundo a causa de una emisión nocturna, debe salir fuera del campamento;
no volverá a entrar al campamento.
11
Pero al llegar la tarde se bañará con agua, y cuando se ponga el sol, podrá entrar de nuevo al campamento.
12
Tendrás también un lugar fuera del campamento y saldrás allí;
13
y tendrás entre tus herramientas una pala, y cuando te sientes allá fuera, cavarás con ella, y te darás vuelta para cubrir tu excremento.
14
Porque el Señor tu Dios anda en medio de tu campamento para librarte y para derrotar a tus enemigos de delante de ti, por tanto, tu campamento debe ser santo;
y El no debe ver nada indecente en medio de ti, no sea que se aparte de ti.
15
No entregarás a su amo un esclavo que venga a ti huyendo de su señor.
16
Contigo habitará en medio de ti, en el lugar que él escoja en una de tus ciudades donde le parezca bien;
no lo maltratarás.
17
Ninguna de las hijas de Israel será ramera de culto pagano;
tampoco ninguno de los hijos de Israel será sodomita de culto pagano.
18
No traerás la paga de una ramera ni el sueldo de un perro a la casa del Señor tu Dios para cualquier ofrenda votiva, porque los dos son abominación para el Señor tu Dios.
19
No cobrarás interés a tu hermano: interés sobre dinero, alimento, o cualquier cosa que pueda ser prestado a interés.
20
Podrás cobrar interés a un extranjero, pero a tu hermano no le cobrarás interés a fin de que el Señor tu Dios te bendiga en todo lo que emprendas en la tierra que vas a entrar para poseerla.
21
Cuando hagas un voto al Señor tu Dios, no tardarás en pagarlo, porque el Señor tu Dios ciertamente te lo reclamará, y sería pecado en ti.
22
Sin embargo, si te abstienes de hacer un voto, no sería pecado en ti.
23
Lo que salga de tus labios, cuidarás de cumplirlo, tal como voluntariamente has hecho voto al Señor tu Dios, lo cual has prometido con tu boca.
24
Cuando entres en la viña de tu prójimo, entonces podrás comer las uvas que desees hasta saciarte, pero no pondrás ninguna en tu cesto.
25
Cuando entres en la mies de tu prójimo, entonces podrás arrancar espigas con tu mano, pero no meterás la hoz a la mies de tu prójimo.