Derrota del rey de Basán

1
Volvimos, pues, y subimos por el camino de Basán, y Og, rey de Basán, nos salió al encuentro con todo su pueblo para pelear en Edrei.
2
Pero el Señor me dijo: “No le tengas miedo, porque en tu mano yo lo he entregado a él, y a todo su pueblo y su tierra;
y harás con él tal como hiciste con Sehón, rey de los amorreos, que habitaba en Hesbón.”
3
Así que el Señor nuestro Dios entregó también a Og, rey de Basán, con todo su pueblo en nuestra mano, y los herimos hasta que no quedaron sobrevivientes.
4
Y tomamos en aquel entonces todas sus ciudades;
no quedó ciudad que no les tomáramos: sesenta ciudades, toda la región de Argob, el reino de Og en Basán.
5
Todas éstas eran ciudades fortificadas con altas murallas, puertas y barras, aparte de muchos otros pueblos sin murallas.
6
Las destruimos totalmente, como hicimos con Sehón, rey de Hesbón, exterminando a todos los hombres, mujeres y niños de cada ciudad;
7
pero tomamos como nuestro botín todos los animales y los despojos de las ciudades.
8
Así tomamos entonces la tierra de mano de los dos reyes de los amorreos que estaban del otro lado del Jordán, desde el valle del Arnón hasta el monte Hermón
9
(los sidonios llaman a Hermón, Sirión, y los amorreos lo llaman Senir):
10
todas las ciudades de la meseta, todo Galaad y todo Basán, hasta Salca y Edrei, ciudades del reino de Og en Basán.
11
(Porque sólo Og, rey de Basán, quedaba de los gigantes.
Su cama era una cama de hierro;
está en Rabá de los hijos de Amón.
Tenía nueve codos de largo y cuatro codos de ancho, según el codo de un hombre.)


Rubén, Gad y Manasés se establecen

12
Tomamos posesión, pues, de esta tierra en aquel tiempo.
Desde Aroer, que está en el valle del Arnón, y la mitad de la región montañosa de Galaad y sus ciudades, se la di a los rubenitas y a los gaditas.
13
Y el resto de Galaad y todo Basán, el reino de Og, toda la región de Argob, se la di a la media tribu de Manasés.
(En cuanto a todo Basán, se le llama la tierra de los gigantes.
14
Jair, hijo de Manasés, tomó toda la región de Argob hasta la frontera con Gesur y Maaca, y la llamó, es decir a Basán, según su propio nombre, Havot-jair, como se llama hasta hoy.)
15
Y a Maquir le di Galaad.
16
A los rubenitas y a los gaditas les di desde Galaad hasta el valle del Arnón, el medio del valle como frontera, hasta el arroyo Jaboc, frontera de los hijos de Amón;
17
también el Arabá, con el Jordán como frontera, desde el Cineret hasta el mar del Arabá, el mar Salado, al pie de las laderas del Pisga al oriente.
18
Y en aquel tiempo yo os ordené, diciendo: “El Señor vuestro Dios os ha dado esta tierra para poseerla;
todos vosotros, hombres valientes, cruzaréis armados delante de vuestros hermanos, los hijos de Israel.
19
Pero vuestras mujeres, vuestros pequeños y vuestro ganado (yo sé que tenéis mucho ganado), permanecerán en las ciudades que os he dado,
20
hasta que el Señorreposo a vuestros compatriotas como a vosotros, y posean ellos también la tierra que el Señor vuestro Dios les dará al otro lado del Jordán.
Entonces podréis volver cada hombre a la posesión que os he dado.”
21
Y ordené a Josué en aquel tiempo, diciendo: “Tus ojos han visto todo lo que el Señor vuestro Dios ha hecho a estos dos reyes;
así hará el Señor a todos los reinos por los cuales vas a pasar.
22
“No les temáis, porque el Señor vuestro Dios es el que pelea por vosotros.”


No se le concede a Moisés cruzar el Jordán

23
Yo también supliqué al Señor en aquel tiempo, diciendo:
24
“Oh Señor Dios, tú has comenzado a mostrar a tu siervo tu grandeza y tu mano poderosa;
porque ¿qué dios hay en los cielos o en la tierra que pueda hacer obras y hechos tan poderosos como los tuyos?
25
Permíteme, te suplico, cruzar y ver la buena tierra que está al otro lado del Jordán, aquella buena región montañosa y el Líbano.”
26
Pero el Señor se enojó conmigo a causa de vosotros, y no me escuchó;
y el Señor me dijo: “¡Basta! No me hables más de esto.
27
Sube a la cumbre del Pisga y alza tus ojos al occidente, al norte, al sur y al oriente, y míra la con tus propios ojos, porque tú no cruzarás este Jordán.
28
Pero encarga a Josué, y anímale y fortalécele, porque él pasará a la cabeza de este pueblo, y él les dará por heredad la tierra que tú verás.”
29
Y nos quedamos en el valle frente a Bet-peor.