Profecía contra los pastores de Israel

1
Y vino a mí la palabra del Señor, diciendo:
2
Hijo de hombre, profetiza contra los pastores de Israel;
profetiza y di a los pastores: “Así dice el Señor Dios: ‘¡Ay de los pastores de Israel que se apacientan a sí mismos! ¿No deben los pastores apacentar el rebaño?
3
Coméis la grosura, os habéis vestido con la lana, degolláis la oveja engordada, pero no apacentáis el rebaño.
4
‘Las débiles no habéis fortalecido, la enferma no habéis curado, la perniquebrada no habéis vendado, la descarriada no habéis hecho volver, la perdida no habéis buscado;
sino que las habéis dominado con dureza y con severidad.
5
‘Y han sido dispersadas por falta de pastor, y se han convertido en alimento para toda fiera del campo;
se han dispersado.
6
‘Mis ovejas andaban errantes por todos los montes y por todo collado alto;
mis ovejas han sido dispersadas por toda la faz de la tierra, sin haber quien las busque ni pregunte por ellas.’”
7
Por tanto, pastores, oíd la palabra del Señor:
8
Vivo yo —declara el Señor Dios—, ya que mi rebaño se ha convertido en presa, que incluso mi rebaño se ha convertido en alimento para todas las fieras del campo por falta de pastor, y que mis pastores no han buscado mis ovejas, sino que los pastores se han apacentado a sí mismos y no han apacentado mi rebaño,
9
por tanto, pastores, oíd la palabra del Señor:
10
Así dice el Señor Dios: ‘He aquí, yo estoy contra los pastores y demandaré mi rebaño de su mano y los haré dejar de apacentar el rebaño.
Así los pastores ya no se apacentarán más a sí mismos, sino que yo libraré mis ovejas de su boca, y no serán más alimento para ellos.’”
11
Porque así dice el Señor Dios: He aquí, yo mismo buscaré mis ovejas y velaré por ellas.
12
Como un pastor vela por su rebaño el día que está en medio de sus ovejas dispersas, así yo velaré por mis ovejas y las libraré de todos los lugares adonde fueron dispersadas un día nublado y sombrío.
13
Las sacaré de los pueblos y las juntaré de las tierras;
las traeré a su propia tierra, y las apacentaré en los montes de Israel, por las barrancas y por todos los lugares habitados del país.
14
Las apacentaré en buenos pastos, y en los altos montes de Israel estará su apacentadero.
Allí reposarán en apacentadero bueno, y apacentarán en ricos pastos sobre los montes de Israel.
15
Yo apacentaré mis ovejas y las llevaré a reposardeclara el Señor Dios.
16
Buscaré la perdida, haré volver la descarriada, vendaré la perniquebrada y fortaleceré la enferma;
pero destruiré la engordada y la fuerte.
Las apacentaré con justicia.
17
Mas en cuanto a vosotras, ovejas mías, así dice el Señor Dios: “He aquí, yo juzgaré entre oveja y oveja, entre carneros y machos cabríos.
18
“¿Os parece poco pacer en los buenos pastos, para que holléis con vuestros pies el resto de vuestros pastos;
o que bebáis de las aguas claras, para que enturbiéis el resto con vuestros pies?
19
“Y en cuanto a mis ovejas, tienen que comer lo que habéis hollado con vuestros pies, y tienen que beber lo que con vuestros pies habéis enturbiado.”
20
Por tanto, así les dice el Señor Dios: He aquí, yo mismo juzgaré entre la oveja engordada y la oveja flaca.
21
Por cuanto vosotros habéis empujado con el flanco y con el hombro, y habéis embestido con vuestros cuernos a todas las débiles hasta dispersarlas fuera,
22
libraré mis ovejas y ya no serán presa;
juzgaré entre oveja y oveja.
23
Entonces pondré sobre ellas un solo pastor que las apacentará, mi siervo David;
él las apacentará y será su pastor.
24
Y yo, el Señor, seré su Dios, y mi siervo David será príncipe en medio de ellas.
Yo, el Señor, he hablado.
25
Haré un pacto de paz con ellos y eliminaré de la tierra las bestias feroces, para que habiten seguros en el desierto y duerman en los bosques.
26
Y haré de ellos y de los alrededores de mi collado una bendición.
Haré descender lluvias a su tiempo;
serán lluvias de bendición.
27
El árbol del campo dará su fruto y la tierra dará sus productos, y ellos estarán seguros en su tierra.
Y sabrán que yo soy el Señor cuando yo quiebre las varas de su yugo y los libre de la mano de los que los han esclavizado.
28
No serán más presa de las naciones, y las fieras de la tierra no los devorarán;
sino que habitarán seguros y nadie los atemorizará.
29
Y estableceré para ellos un plantío de renombre, y no serán más víctimas del hambre en la tierra, ni sufrirán más los insultos de las naciones.
30
Entonces sabrán que yo, el Señor su Dios, estoy con ellos, y que ellos, la casa de Israel, son mi pueblodeclara el Señor Dios.
31
Vosotras, ovejas mías, sois el rebaño de mi prado, hombres sois, y yo soy vuestro Diosdeclara el Señor Dios.