Regreso de Abram a Canaán

1
Subió, pues, Abram de Egipto al Neguev, él y su mujer con todo lo que poseía;
y con él, Lot.
2
Y Abram era muy rico en ganado, en plata y en oro.
3
Y anduvo en sus jornadas desde el Neguev hasta Betel, al lugar donde su tienda había estado al principio, entre Betel y Hai,
4
al lugar del altar que antes había hecho allí;
y allí Abram invocó el nombre del Señor.


Separación de Abram y Lot

5
Y también Lot, que andaba con Abram, tenía ovejas, vacas y tiendas.
6
Y la tierra no podía sostenerlos para que habitaran juntos, porque sus posesiones eran tantas que ya no podían habitar juntos.
7
Hubo, pues, contienda entre los pastores del ganado de Abram y los pastores del ganado de Lot.
Y el cananeo y el ferezeo habitaban entonces en aquella tierra.
8
Y Abram dijo a Lot: Te ruego que no haya contienda entre nosotros, ni entre mis pastores y tus pastores, porque somos hermanos.
9
¿No está toda la tierra delante de ti? Te ruego que te separes de mí: si vas a la izquierda, yo iré a la derecha;
y si a la derecha, yo iré a la izquierda.
10
Y alzó Lot los ojos y vio todo el valle del Jordán, el cual estaba bien regado por todas partes ( esto fue antes de que el Señor destruyera a Sodoma y Gomorra) como el huerto del Señor, como la tierra de Egipto rumbo a Zoar.
11
Y escogió Lot paratodo el valle del Jordán;
y viajó Lot hacia el oriente.
Así se separaron el uno del otro.
12
Abram se estableció en la tierra de Canaán, en tanto que Lot se estableció en las ciudades del valle, y fue poniendo sus tiendas hasta Sodoma.
13
Y los hombres de Sodoma eran malos y pecadores contra el Señor en gran manera.


Promesa de Dios a Abram

14
Y el Señor dijo a Abram después que Lot se había separado de él: Alza ahora los ojos y mira desde el lugar donde estás hacia el norte, el sur, el oriente y el occidente,
15
pues toda la tierra que ves te la daré a ti y a tu descendencia para siempre.
16
Y haré tu descendencia como el polvo de la tierra;
de manera que si alguien puede contar el polvo de la tierra, también tu descendencia podrá contarse.
17
Levántate, recorre la tierra a lo largo y a lo ancho de ella, porque a ti te la daré.
18
Entonces Abram mudó su tienda, y vino y habitó en el encinar de Mamre, que está en Hebrón, y edificó allí un altar al Señor.