La guerra de los reyes

1
Y aconteció en los días de Amrafel, rey de Sinar, Arioc, rey de Elasar, Quedorlaomer, rey de Elam, y Tidal, rey de Goyim,
2
que éstos hicieron guerra a Bera, rey de Sodoma, y a Birsa, rey de Gomorra, a Sinab, rey de Adma, a Semeber, rey de Zeboim, y al rey de Bela, es decir, Zoar.
3
Todos éstos se reunieron como aliados en el valle de Sidim, es decir, el mar Salado.
4
Doce años habían servido a Quedorlaomer, pero en el año trece se rebelaron.
5
Y en el año catorce, Quedorlaomer y los reyes que estaban con él, vinieron y derrotaron a los refaítas en Astarot Karnaim, a los zuzitas en Ham, a los emitas en Save-quiriataim,
6
y a los horeos en el monte de Seir hasta El-parán, que está junto al desierto.
7
Entonces volvieron a En-mispat, es decir, Cades, y conquistaron todo el territorio de los amalecitas, y también a los amorreos que habitaban en Hazezon-tamar.
8
Y salió el rey de Sodoma, con el rey de Gomorra, el rey de Adma, el rey de Zeboim y el rey de Bela, es decir, Zoar, y presentaron batalla contra ellos en el valle de Sidim:
9
esto es, contra Quedorlaomer, rey de Elam, Tidal, rey de Goyim, Amrafel, rey de Sinar, y Arioc, rey de Elasar;
cuatro reyes contra cinco.
10
Y el valle de Sidim estaba lleno de pozos de asfalto;
y el rey de Sodoma y el de Gomorra huyeron y cayeron allí.
Y los demás huyeron a los montes.
11
Entonces tomaron todos los bienes de Sodoma y Gomorra y todas sus provisiones, y se fueron.
12
Y tomaron también a Lot, sobrino de Abram, con todas sus posesiones, pues él habitaba en Sodoma, y partieron.


Abram libera a Lot

13
Y uno de los que escaparon vino y se lo hizo saber a Abram el hebreo, que habitaba en el encinar de Mamre el amorreo, hermano de Escol y hermano de Aner, y éstos eran aliados de Abram.
14
Al oír Abram que su pariente había sido llevado cautivo, movilizó a sus hombres adiestrados nacidos en su casa, trescientos dieciocho, y salió en su persecución hasta Dan.
15
Y por la noche, él, con sus siervos, organizó sus fuerzas contra ellos, y los derrotó y los persiguió hasta Hoba, que está al norte de Damasco.
16
Y recobró todos sus bienes, también a su pariente Lot con sus posesiones, y también a las mujeres y a la gente.


Abram y Melquisedec

17
A su regreso después de derrotar a Quedorlaomer y a los reyes que estaban con él, salió a su encuentro el rey de Sodoma en el valle de Save, es decir, el valle del Rey.
18
Entonces Melquisedec, rey de Salem, sacó pan y vino;
él era sacerdote del Dios Altísimo.
19
Y lo bendijo, diciendo:
Bendito sea Abram del Dios Altísimo,
creador del cielo y de la tierra;
20
y bendito sea el Dios Altísimo
que entregó a tus enemigos en tu mano.
Y le dio Abram el diezmo de todo.
21
Y el rey de Sodoma dijo a Abram: Dame las personas y toma para ti los bienes.
22
Y Abram dijo al rey de Sodoma: He jurado al Señor, Dios Altísimo, creador del cielo y de la tierra,
23
que no tomaré ni un hilo ni una correa de zapato, ni ninguna cosa tuya, para que no digas: “Yo enriquecí a Abram.”
24
Nada tomaré, excepto lo que los jóvenes han comido y la parte de los hombres que fueron conmigo: Aner, Escol y Mamre.
Ellos tomarán su parte.