Dios promete un hijo a Abram

1
Después de estas cosas la palabra del Señor vino a Abram en visión, diciendo:
No temas, Abram,
yo soy un escudo para ti;
tu recompensa será muy grande.
2
Y Abram dijo: Oh Señor Dios, ¿qué me darás, puesto que yo estoy sin hijos, y el heredero de mi casa es Eliezer de Damasco?
3
Dijo además Abram: He aquí, no me has dado descendencia, y uno nacido en mi casa es mi heredero.
4
Pero he aquí que la palabra del Señor vino a él, diciendo: Tu heredero no será éste, sino uno que saldrá de tus entrañas, él será tu heredero.
5
Lo llevó fuera, y le dijo: Ahora mira al cielo y cuenta las estrellas, si te es posible contarlas.
Y le dijo: Así será tu descendencia.
6
Y Abram creyó en el Señor, y El se lo reconoció por justicia.
7
Y le dijo: Yo soy el Señor que te saqué de Ur de los caldeos, para darte esta tierra para que la poseas.
8
Y él le dijo: Oh Señor Dios, ¿cómo puedo saber que la poseeré?
9
El le respondió: Tráeme una novilla de tres años, una cabra de tres años, un carnero de tres años, una tórtola y un pichón.
10
El le trajo todos éstos y los partió por la mitad, y puso cada mitad enfrente de la otra;
mas no partió las aves.
11
Y las aves de rapiña descendían sobre los animales sacrificados, pero Abram las ahuyentaba.


Pacto de Dios con Abram

12
Y sucedió que a la puesta del sol un profundo sueño cayó sobre Abram, y he aquí que el terror de una gran oscuridad cayó sobre él.
13
Y Dios dijo a Abram: Ten por cierto que tus descendientes serán extranjeros en una tierra que no es suya, donde serán esclavizados y oprimidos cuatrocientos años.
14
Mas yo también juzgaré a la nación a la cual servirán, y después saldrán de allí con grandes riquezas.
15
irás a tus padres en paz;
y serás sepultado en buena vejez.
16
Y en la cuarta generación ellos regresarán acá, porque hasta entonces no habrá llegado a su colmo la iniquidad de los amorreos.
17
Y aconteció que cuando el sol ya se había puesto, hubo densas tinieblas, y he aquí, apareció un horno humeante y una antorcha de fuego que pasó por entre las mitades de los animales.
18
En aquel día el Señor hizo un pacto con Abram, diciendo:
A tu descendencia he dado esta tierra,
desde el río de Egipto hasta el río grande, el río Eufrates:
19
los ceneos, los cenezeos, los cadmoneos,
20
los hititas, los ferezeos, los refaítas,
21
los amorreos, los cananeos, los gergeseos y los jebuseos.