Dios prueba a Abraham

1
Aconteció que después de estas cosas, Dios probó a Abraham, y le dijo: ¡Abraham! Y él respondió: Heme aquí.
2
Y Dios dijo: Toma ahora a tu hijo, tu único, a quien amas, a Isaac, y ve a la tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré.
3
Abraham se levantó muy de mañana, aparejó su asno y tomó con él a dos de sus mozos y a su hijo Isaac;
y partió leña para el holocausto, y se levantó y fue al lugar que Dios le había dicho.
4
Al tercer día alzó Abraham los ojos y vio el lugar de lejos.
5
Entonces Abraham dijo a sus mozos: Quedaos aquí con el asno;
yo y el muchacho iremos hasta allá, adoraremos y volveremos a vosotros.
6
Tomó Abraham la leña del holocausto y la puso sobre Isaac su hijo, y tomó en su mano el fuego y el cuchillo.
Y los dos iban juntos.
7
Y habló Isaac a su padre Abraham, y le dijo: Padre mío.
Y él respondió: Heme aquí, hijo mío.
Y dijo Isaac: Aquí están el fuego y la leña, pero ¿dónde está el cordero para el holocausto?
8
Y Abraham respondió: Dios proveerá para sí el cordero para el holocausto, hijo mío.
Y los dos iban juntos.
9
Llegaron al lugar que Dios le había dicho y Abraham edificó allí el altar, arregló la leña, ató a su hijo Isaac y lo puso en el altar sobre la leña.
10
Entonces Abraham extendió su mano y tomó el cuchillo para sacrificar a su hijo.
11
Mas el ángel del Señor lo llamó desde el cielo y dijo: ¡Abraham, Abraham! Y él respondió: Heme aquí.
12
Y el ángel dijo: No extiendas tu mano contra el muchacho, ni le hagas nada;
porque ahora sé que temes a Dios, ya que no me has rehusado tu hijo, tu único.
13
Entonces Abraham alzó los ojos y miró, y he aquí, vio un carnero detrás de él trabado por los cuernos en un matorral;
y Abraham fue, tomó el carnero y lo ofreció en holocausto en lugar de su hijo.
14
Y llamó Abraham aquel lugar con el nombre de El Señor Proveerá, como se dice hasta hoy: En el monte del Señor se proveerá.
15
El ángel del Señor llamó a Abraham por segunda vez desde el cielo,
16
y dijo: Por mí mismo he jurado, declara el Señor, que por cuanto has hecho esto y no me has rehusado tu hijo, tu único,
17
de cierto te bendeciré grandemente, y multiplicaré en gran manera tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena en la orilla del mar, y tu descendencia poseerá la puerta de sus enemigos.
18
Y en tu simiente serán bendecidas todas las naciones de la tierra, porque tú has obedecido mi voz.
19
Entonces Abraham volvió a sus mozos, y se levantaron y fueron juntos a Beerseba.
Y habitó Abraham en Beerseba.


La familia de Rebeca

20
Y aconteció después de estas cosas, que le dieron noticia a Abraham, diciendo: He aquí que Milca también le ha dado a luz hijos a tu hermano Nacor:
21
Uz su primogénito, Buz su hermano, y Kemuel, padre de Aram,
22
Quesed, Hazo, Pildas, Jidlaf y Betuel.
23
Y Betuel engendró a Rebeca.
Estos ocho hijos dio a luz Milca a Nacor, hermano de Abraham.
24
También su concubina, de nombre Reúma, dio a luz a Teba, a Gaham, a Tahas y a Maaca.