Jacob suplanta a Esaú

1
Y aconteció que siendo ya viejo Isaac, y sus ojos demasiado débiles para ver, llamó a Esaú, su hijo mayor, y le dijo: Hijo mío.
Y él le respondió: Heme aquí.
2
Y dijo Isaac: Mira, yo soy viejo y no sé el día de mi muerte.
3
Ahora pues, te ruego, toma tu equipo, tu aljaba y tu arco, sal al campo y tráeme caza;
4
y prepárame un buen guisado como a mí me gusta, y tráemelo para que yo coma, y que mi alma te bendiga antes que yo muera.
5
Rebeca estaba escuchando cuando Isaac hablaba a su hijo Esaú.
Y cuando Esaú fue al campo a cazar una pieza para traer a casa,
6
Rebeca habló a su hijo Jacob, diciendo: He aquí, oí a tu padre que hablaba con tu hermano Esaú, diciéndo le:
7
Tráeme caza y prepárame un buen guisado para que coma y te bendiga en presencia del Señor antes de mi muerte.”
8
Ahora pues, hijo mío, obedéceme en lo que te mando.
9
Ve ahora al rebaño y tráeme de allí dos de los mejores cabritos de las cabras, y yo prepararé con ellos un buen guisado para tu padre como a él le gusta.
10
Entonces se lo llevarás a tu padre, que comerá, para que te bendiga antes de su muerte.
11
Y Jacob dijo a su madre Rebeca: He aquí, Esaú mi hermano es hombre velludo y yo soy lampiño.
12
Quizá mi padre me palpe, y entonces seré para él un engañador y traeré sobre mí una maldición y no una bendición.
13
Pero su madre le respondió: Caiga sobre mí tu maldición, hijo mío;
solamente obedéceme, y ve y tráeme los.
14
Y él fue, los tomó y los trajo a su madre;
y su madre hizo un buen guisado, como a su padre le gustaba.
15
Entonces Rebeca tomó las mejores vestiduras de Esaú, su hijo mayor, que tenía ella en la casa, y vistió a Jacob, su hijo menor;
16
le puso las pieles de los cabritos sobre las manos y sobre la parte lampiña del cuello,
17
y puso el guisado y el pan que había hecho en manos de su hijo Jacob.
18
Entonces él fue a su padre, y dijo: Padre mío.
Y éste respondió: Aquí estoy.
¿Quién eres, hijo mío?
19
Y Jacob dijo a su padre: Soy Esaú tu primogénito.
He hecho lo que me dijiste.
Levántate, te ruego.
Siéntate y come de mi caza para que me bendigas.
20
E Isaac dijo a su hijo: ¿Cómo es que la has encontrado tan pronto, hijo mío? Y él respondió: Porque el Señor tu Dios hizo que así me acaeciera.
21
Isaac entonces dijo a Jacob: Te ruego que te acerques para palparte, hijo mío, a ver si en verdad eres o no mi hijo Esaú.
22
Jacob se acercó a Isaac su padre, y él lo palpó y dijo: La voz es la voz de Jacob, pero las manos son las manos de Esaú.
23
Y no lo reconoció porque sus manos eran velludas como las de su hermano Esaú, y lo bendijo.
24
Y le preguntó: ¿Eres en verdad mi hijo Esaú? Y él respondió: Yo soy.
25
Entonces dijo: Sírveme, y comeré de la caza de mi hijo para que yo te bendiga.
Y le sirvió, y comió;
le trajo también vino, y bebió.
26
Y su padre Isaac le dijo: Te ruego que te acerques y me beses, hijo mío.
27
Y él se acercó y lo besó;
y al notar el olor de sus vestidos, lo bendijo, diciendo:
He aquí, el olor de mi hijo
es como el aroma de un campo que el Señor ha bendecido.
28
Dios te dé, pues, del rocío del cielo,
y de la grosura de la tierra,
y abundancia de grano y de mosto.
29
Sírvante pueblos,
y póstrense ante ti naciones;
señor de tus hermanos,
e inclínense ante ti los hijos de tu madre.
Malditos los que te maldigan,
y benditos los que te bendigan.
30
Y sucedió que tan pronto como Isaac había terminado de bendecir a Jacob, y apenas había salido Jacob de la presencia de su padre Isaac, su hermano Esaú llegó de su cacería.
31
Y también él hizo un buen guisado y lo trajo a su padre, y dijo a su padre: Levántese mi padre, y coma de la caza de su hijo, para que tú me bendigas.
32
Y su padre Isaac le dijo: ¿Quién eres? Y él respondió: Soy tu hijo, tu primogénito, Esaú.
33
Y tembló Isaac con estremecimiento muy grande, y dijo: ¿Quién fue entonces el que trajo caza, antes de que tú vinieras, y me la trajo y yo comí de todo, y lo bendije? Sí, y bendito será.
34
Al oír Esaú las palabras de su padre, clamó con un grande y amargo clamor, y dijo a su padre: ¡Bendíceme, bendíceme también a mí, padre mío!
35
Y él respondió: Tu hermano vino con engaño, y se ha llevado tu bendición.
36
Y Esaú dijo: Con razón se llama Jacob, pues me ha suplantado estas dos veces.
Me quitó mi primogenitura, y he aquí, ahora me ha quitado mi bendición.
Y añadió: ¿No has reservado una bendición para mí?
37
Pero Isaac respondió, y dijo a Esaú: He aquí, yo lo he puesto por señor tuyo, y le he dado por siervos a todos sus parientes;
y con grano y mosto lo he sustentado.
En cuanto a ti ¿qué haré, pues, hijo mío?
38
Y Esaú dijo a su padre: ¿No tienes más que una bendición, padre mío? Bendíceme, bendíceme también a mí, padre mío.
Y Esaú alzó su voz y lloró.
39
Entonces su padre Isaac respondió, y le dijo:
He aquí, lejos de la fertilidad de la tierra será tu morada,
y lejos del rocío que baja del cielo.
40
Por tu espada vivirás,
y a tu hermano servirás;
mas acontecerá que cuando te impacientes,
arrancarás su yugo de tu cerviz.


Rencor de Esaú

41
Esaú, pues, guardó rencor a Jacob a causa de la bendición con que su padre lo había bendecido;
y Esaú se dijo: Los días de luto por mi padre están cerca;
entonces mataré a mi hermano Jacob.
42
Cuando las palabras de Esaú, su hijo mayor, le fueron comunicadas a Rebeca, envió a llamar a Jacob, su hijo menor, y le dijo: Mira, en cuanto a ti, tu hermano Esaú se consuela con la idea de matarte.
43
Ahora pues, hijo mío, obedece mi voz: levántate y huye a Harán, a casa de mi hermano Labán.
44
Y quédate con él algunos días hasta que se calme el furor de tu hermano;
45
hasta que la ira de tu hermano contra ti se calme, y olvide lo que le hiciste.
Entonces enviaré y te traeré de allá.
¿Por qué he de sufrir la pérdida de vosotros dos en un mismo día?
46
Y Rebeca dijo a Isaac: Estoy cansada de vivir a causa de las hijas de Het;
si Jacob toma mujer de las hijas de Het, como éstas, de las hijas de esta tierra, ¿para qué me servirá la vida?