Jacob enviado a Padán-aram

1
Y llamó Isaac a Jacob, lo bendijo y le ordenó, diciendo: No tomarás mujer de entre las hijas de Canaán.
2
Levántate, ve a Padán-aram, a casa de Betuel, padre de tu madre;
y toma de allí mujer de entre las hijas de Labán, hermano de tu madre.
3
Y el Dios Todopoderoso te bendiga, te haga fecundo y te multiplique, para que llegues a ser multitud de pueblos.
4
Y te dé también la bendición de Abraham, a ti y a tu descendencia contigo, para que tomes posesión de la tierra de tus peregrinaciones, la que Dios dio a Abraham.
5
Entonces Isaac despidió a Jacob, y éste fue a Padán-aram, a casa de Labán, hijo de Betuel arameo, hermano de Rebeca, madre de Jacob y Esaú.
6
Y vio Esaú que Isaac había bendecido a Jacob y lo había enviado a Padán-aram para tomar allí mujer para sí, y que cuando lo bendijo, le dio órdenes, diciendo: No tomarás para ti mujer de entre las hijas de Canaán,
7
y que Jacob había obedecido a su padre y a su madre, y se había ido a Padán-aram.
8
Vio, pues, Esaú que las hijas de Canaán no eran del agrado de su padre Isaac;
9
y Esaú fue a Ismael, y tomó por mujer, además de las mujeres que ya tenía, a Mahalat, hija de Ismael, hijo de Abraham, hermana de Nebaiot.


Sueño de Jacob

10
Y salió Jacob de Beerseba, y fue para Harán.
11
Y llegó a cierto lugar y pasó la noche allí, porque el sol se había puesto;
tomó una de las piedras del lugar, la puso de cabecera y se acostó en aquel lugar.
12
Y tuvo un sueño, y he aquí, había una escalera apoyada en la tierra cuyo extremo superior alcanzaba hasta el cielo;
y he aquí, los ángeles de Dios subían y bajaban por ella.
13
Y he aquí, el Señor estaba sobre ella, y dijo: Yo soy el Señor, el Dios de tu padre Abraham y el Dios de Isaac.
La tierra en la que estás acostado te la daré a ti y a tu descendencia.
14
También tu descendencia será como el polvo de la tierra, y te extenderás hacia el occidente y hacia el oriente, hacia el norte y hacia el sur;
y en ti y en tu simiente serán bendecidas todas las familias de la tierra.
15
He aquí, yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que vayas y te haré volver a esta tierra;
porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he prometido.
16
Despertó Jacob de su sueño y dijo: Ciertamente el Señor está en este lugar y yo no lo sabía.
17
Y tuvo miedo y dijo: ¡Cuán imponente es este lugar! Esto no es más que la casa de Dios, y esta es la puerta del cielo.
18
Y se levantó Jacob muy de mañana, y tomó la piedra que había puesto de cabecera, la erigió por señal y derramó aceite por encima.
19
Y a aquel lugar le puso el nombre de Betel, aunque anteriormente el nombre de la ciudad había sido Luz.
20
Entonces hizo Jacob un voto, diciendo: Si Dios está conmigo y me guarda en este camino en que voy, y me da alimento para comer y ropa para vestir,
21
y vuelvo sano y salvo a casa de mi padre, entonces el Señor será mi Dios.
22
Y esta piedra que he puesto por señal será casa de Dios;
y de todo lo que me des, te daré el diezmo.