Jacob teme encontrarse con Esaú

1
Y cuando Jacob siguió su camino, los ángeles de Dios le salieron al encuentro.
2
Y al verlos, Jacob dijo: Este es el campamento de Dios;
por eso le puso a aquel lugar el nombre de Mahanaim.
3
Entonces Jacob envió mensajeros delante de sí a su hermano Esaú, a la tierra de Seir, región de Edom.
4
Y les dio órdenes, diciendo: Así diréis a mi señor Esaú: “Así dice tu siervo Jacob: ‘He morado con Labán, y allí me he quedado hasta ahora.
5
Tengo bueyes, asnos y rebaños, siervos y siervas;
y envío a avisar a mi señor, para hallar gracia ante tus ojos.’”
6
Y los mensajeros regresaron a Jacob, diciendo: Fuimos a tu hermano Esaú, y él también viene a tu encuentro y cuatrocientos hombres con él.
7
Entonces Jacob tuvo mucho temor y se angustió;
y dividió la gente que estaba con él, y las ovejas, las vacas y los camellos, en dos campamentos
8
y dijo: Si Esaú viene a un campamento y lo ataca, entonces el campamento que queda escapará.
9
Y dijo Jacob: Oh Dios de mi padre Abraham y Dios de mi padre Isaac, oh Señor, que me dijiste: “Vuelve a tu tierra y a tus familiares, y yo te haré prosperar”,
10
indigno soy de toda misericordia y de toda la fidelidad que has mostrado a tu siervo;
pues con sólo mi cayado crucé este Jordán, y ahora he llegado a tener dos campamentos.
11
Líbrame, te ruego, de la mano de mi hermano, de la mano de Esaú, porque yo le tengo miedo, no sea que venga y me hiera a mí y a las madres con los hijos.
12
Y tú dijiste: “De cierto te haré prosperar, y haré tu descendencia como la arena del mar que no se puede contar por su gran cantidad.”
13
Y pasó la noche allí.
Entonces de lo que tenía consigo escogió un presente para su hermano Esaú:
14
doscientas cabras y veinte machos cabríos, doscientas ovejas y veinte carneros,
15
treinta camellas criando con sus crías, cuarenta vacas y diez novillos, veinte asnas y diez asnos;
16
y los entregó a sus siervos, cada manada aparte, y dijo a sus siervos: Pasad delante de mí, y poned un buen espacio entre manada y manada.
17
Y ordenó al primero, diciendo: Cuando mi hermano Esaú te encuentre y te pregunte, diciendo: “¿De quién eres y adónde vas, y de quién son estos animales que van delante de ti?”,
18
entonces responderás: “Son de tu siervo Jacob;
es un presente enviado a mi señor Esaú;
y he aquí, él también viene detrás de nosotros.”
19
Ordenó también al segundo y al tercero, y a todos los que iban tras las manadas, diciendo: De esta manera hablaréis a Esaú cuando lo encontréis,
20
y diréis: “He aquí, tu siervo Jacob también viene detrás de nosotros.” Pues dijo: Lo apaciguaré con el presente que va delante de mí.
Y después veré su rostro;
quizá me acepte.
21
El presente pasó, pues, delante de él, y él durmió aquella noche en el campamento.


Jacob lucha con el ángel de Dios

22
Y aquella misma noche se levantó, y tomó a sus dos mujeres, a sus dos siervas y a sus once hijos, y cruzó el vado de Jaboc.
23
Los tomó y los hizo pasar el arroyo, e hizo pasar también todo lo que tenía.
24
Jacob se quedó solo, y un hombre luchó con él hasta rayar el alba.
25
Cuando vio que no había prevalecido contra Jacob, lo tocó en la coyuntura del muslo, y se dislocó la coyuntura del muslo de Jacob mientras luchaba con él.
26
Entonces el hombre dijo: Suéltame porque raya el alba.
Pero Jacob respondió: No te soltaré si no me bendices.
27
Y él le dijo: ¿Cómo te llamas? Y él respondió: Jacob.
28
Y el hombre dijo: Ya no será tu nombre Jacob, sino Israel, porque has luchado con Dios y con los hombres, y has prevalecido.
29
Entonces Jacob le preguntó, y dijo: Dame a conocer ahora tu nombre.
Pero él respondió: ¿Para qué preguntas por mi nombre? Y lo bendijo allí.
30
Y Jacob le puso a aquel lugar el nombre de Peniel, porque dijo: He visto a Dios cara a cara, y ha sido preservada mi vida.
31
Y le salió el sol al cruzar Peniel, y cojeaba de su muslo.
32
Por eso, hasta hoy, los hijos de Israel no comen el tendón de la cadera que está en la coyuntura del muslo, porque el hombre tocó la coyuntura del muslo de Jacob en el tendón de la cadera.