1
Israel es un viñedo frondoso,
dando fruto paramismo;
según la abundancia de su fruto,
así multiplicaba los altares;
cuanto más rica era su tierra,
más hermosos hacían sus pilares sagrados.
2
Su corazón es infiel;
ahora serán hallados culpables;
el Señor derribará sus altares
y destruirá sus pilares sagrados.
3
Ciertamente ahora dirán: No tenemos rey,
porque no hemos temido al Señor.
Y el rey, ¿qué haría por nosotros?
4
Hablan meras palabras,
hacen pactos con juramentos vanos,
y el juicio brotará como hierbas venenosas en los surcos del campo.
5
Por el becerro de Bet-avén
temerán los habitantes de Samaria.
En verdad, por él hará duelo su pueblo,
y sus sacerdotes idólatras se lamentarán a causa de él,
porque de él se ha alejado su gloria.
6
También el becerro será llevado a Asiria
como tributo al rey Jareb;
Efraín se cubrirá de vergüenza,
e Israel se avergonzará de su consejo.
7
Samaria será destruida con su rey,
como una astilla sobre la superficie del agua.
8
También serán destruidos los lugares altos de Avén, el pecado de Israel;
espinos y abrojos crecerán sobre sus altares.
Entonces dirán a los montes:
¡Cubridnos!, y a los collados: ¡Caed sobre nosotros!
9
Desde los días de Guibeá has pecado, oh Israel;
¡allí se han quedado!
¿No los alcanzará en Guibeá la batalla contra los hijos de la iniquidad?
10
Cuando yo lo desee, los castigaré;
y se juntarán pueblos contra ellos
cuando sean castigados por su doble iniquidad.
11
Efraín es una novilla domesticada que le gusta trillar,
pero yo pasaré un yugo sobre su hermosa cerviz;
unciré a Efraín,
arará Judá, rastrillará Jacob por sí mismo.
12
Sembrad para vosotros según la justicia,
segad conforme a la misericordia;
romped el barbecho,
porque es tiempo de buscar al Señor
hasta que venga a enseñaros justicia.
13
Habéis arado iniquidad, habéis segado injusticia,
habéis comido fruto de mentira.
Porque has confiado en tu camino, en la multitud de tus guerreros,
14
se levantará un tumulto entre tu pueblo,
y todas tus fortalezas serán destruidas,
como Salmán destruyó a Bet-arbel el día de la batalla,
cuando las madres fueron despedazadas con sus hijos.
15
Así os será hecho en Betel a causa de vuestra gran iniquidad.
Al amanecer, el rey de Israel será totalmente destruido.