Reinado justo del Mesías

1
Y brotará un retoño del tronco de Isaí,
y un vástago de sus raíces dará fruto.
2
Y reposará sobre El el Espíritu del Señor,
espíritu de sabiduría y de inteligencia,
espíritu de consejo y de poder,
espíritu de conocimiento y de temor del Señor.
3
Se deleitará en el temor del Señor,
y no juzgará por lo que vean sus ojos,
ni sentenciará por lo que oigan sus oídos;
4
sino que juzgará al pobre con justicia,
y fallará con equidad por los afligidos de la tierra;
herirá la tierra con la vara de su boca,
y con el soplo de sus labios matará al impío.
5
La justicia será ceñidor de sus lomos,
y la fidelidad ceñidor de su cintura.
6
El lobo morará con el cordero,
y el leopardo se echará con el cabrito;
el becerro, el leoncillo y el animal doméstico andarán juntos,
y un niño los conducirá.
7
La vaca y la osa pacerán,
sus crías se echarán juntas,
y el león, como el buey, comerá paja.
8
El niño de pecho jugará junto a la cueva de la cobra,
y el niño destetado extenderá su mano sobre la guarida de la víbora.
9
No dañarán ni destruirán en todo mi santo monte,
porque la tierra estará llena del conocimiento del Señor
como las aguas cubren el mar.
10
Acontecerá en aquel día
que las naciones acudirán a la raíz de Isaí,
que estará puesta como señal para los pueblos,
y será gloriosa su morada.
11
Entonces acontecerá en aquel día que el Señor
ha de recobrar de nuevo con su mano, por segunda vez,
al remanente de su pueblo que haya quedado
de Asiria, de Egipto, de Patros, de Cus, de Elam, de Sinar, de Hamat
y de las islas del mar.
12
Alzará un estandarte ante las naciones,
reunirá a los desterrados de Israel,
y juntará a los dispersos de Judá
de los cuatro confines de la tierra.
13
Entonces se disipará la envidia de Efraín,
y los que hostigan a Judá serán exterminados;
Efraín no envidiará a Judá,
y Judá no hostigará a Efraín.
14
Y ellos se lanzarán sobre el costado de los filisteos al occidente,
juntos despojarán a los hijos del oriente;
Edom y Moab estarán bajo su dominio,
y los hijos de Amón les estarán sujetos.
15
Y el Señor destruirá
la lengua del mar de Egipto;
agitará su mano sobre el río
con su viento abrasador,
lo partirá en siete arroyos
y hará que se pueda pasar en sandalias.
16
Y habrá una calzada desde Asiria
para el remanente que quede de su pueblo,
así como la hubo para Israel
el día que subieron de la tierra de Egipto.