Profecía sobre Damasco

1
Profecía sobre Damasco.
He aquí, Damasco dejará de ser ciudad,
y vendrá a ser un montón de ruinas.
2
Abandonadas están las ciudades de Aroer;
serán para los rebaños, para que se echen en ellas,
y no habrá quien los espante.
3
Desaparecerá la fortaleza de Efraín
y la soberanía de Damasco,
y el resto de Aram
vendrá a ser como la gloria de los hijos de Israel
declara el Señor de los ejércitos.


Juicio sobre Israel

4
Acontecerá en aquel día que la gloria de Jacob menguará,
y enflaquecerá la gordura de su carne.
5
Será como cuando el segador recoge la mies,
y su brazo cosecha las espigas;
o será como el que recoge espigas
en el valle de Refaim.
6
Pero quedarán en él rebuscos como cuando se varea el olivo:
dos o tres aceitunas en la rama más alta,
cuatro o cinco en las ramas de un árbol fructífero
declara el Señor, Dios de Israel.
7
Aquel día el hombre tendrá en estima a su Hacedor,
y sus ojos mirarán al Santo de Israel.
8
Y no tendrá en estima los altares, obra de sus manos,
ni mirará a lo que sus dedos hicieron:
las Aseras y los altares de incienso.
9
Aquel día sus ciudades fuertes serán como lugares
abandonados en el bosque,
o como ramas que fueron abandonadas delante de los hijos de Israel;
la tierra será una desolación.
10
Porque te olvidaste del Dios de tu salvación
y no te acordaste de la roca de tu refugio.
Por tanto, siembras plantas deleitosas
y les injertas sarmientos de un dios extraño.
11
El día que las plantes las cercarás con cuidado,
y por la mañana harás que florezca tu semilla;
pero la cosecha será un montón inservible
en el día de enfermedad y de dolor incurable.
12
¡Ay!, bramar de muchos pueblos
que braman como el bramido de los mares;
rugir de naciones
que rugen como el rugido de violentas aguas.
13
Las naciones rugen como el rugido de muchas aguas,
pero El las reprenderá y huirán lejos;
serán perseguidas como el tamo de los montes delante del viento,
y como polvo de torbellino delante del vendaval.
14
Al tiempo de la tarde, he aquí, hay terror.
Antes de la mañana ya no existen.
Tal será la porción de los que nos despojan,
y la suerte de los que nos saquean.