Profecía sobre Babilonia, Edom y Arabia

1
Profecía sobre el desierto del mar.
Como se lanzan los torbellinos en el Neguev,
así viene el invasor del desierto, de una tierra temible.
2
Una visión dura me ha sido mostrada:
el pérfido obra pérfidamente, y el destructor destruye.
Sube, Elam;
sitia, Media.
He puesto fin a todo gemir que ella ha causado.
3
Por esta razón mis lomos están llenos de angustia;
dolores se han apoderado de mí como dolores de mujer de parto.
Estoy tan confundido que no oigo, tan aterrado que no veo.
4
Desvaría mi mente, el espanto me sobrecoge;
el anochecer que anhelaba se me convirtió en terror.
5
Ponen la mesa, extienden el mantel, comen, beben.
¡Levantaos, capitanes, engrasad los escudos!,
6
porque así me ha dicho el Señor:
Ve, pon centinela que dé aviso de lo que vea.
7
Cuando vea hombres montados, jinetes de dos en dos,
filas de asnos, filas de camellos,
que preste mucha atención, muchísima atención.
8
Entonces el centinela gritó:
Oh Señor, de día estoy yo continuamente en la atalaya,
y todas las noches permanezco en mi puesto de guardia.
9
He aquí, vienen hombres montados, jinetes de dos en dos.
Y uno respondió, y dijo: Cayó, cayó Babilonia,
y todas las imágenes de sus dioses están destrozadas sobre la tierra.
10
¡Oh mi pueblo trillado y afligido de mi era!
Lo que he oído del Señor de los ejércitos,
Dios de Israel, os doy a conocer.
11
Profecía sobre Edom.
Alguien sigue llamándome desde Seir:
Centinela, ¿qué hora es de la noche?
Centinela, ¿qué hora es de la noche?
12
El centinela responde:
Viene la mañana y también la noche.
Si queréis preguntar, preguntad;
volved otra vez.
13
Profecía sobre Arabia.
En las espesuras de Arabia pasad la noche,
caravanas de dedanitas.
14
Traed agua para el sediento,
habitantes de la tierra de Tema,
salid con pan al encuentro del fugitivo.
15
Porque han huido ante las espadas,
ante la espada desnuda, ante el arco tendido
y ante la violencia de la batalla.
16
Pues así me ha dicho el Señor: En un año, como lo contaría un jornalero, terminará todo el esplendor de Cedar;
17
y del resto del número de los arqueros, los poderosos de los hijos de Cedar, quedarán pocos, porque ha hablado el Señor, Dios de Israel.