Futuro glorioso de Sion

1
El desierto y el yermo se alegrarán,
y se regocijará el Arabá y florecerá
como el azafrán;
2
florecerá copiosamente
y se regocijará en gran manera y gritará de júbilo.
La gloria del Líbano le será dada,
la majestad del Carmelo y de Sarón.
Ellos verán la gloria del Señor,
la majestad de nuestro Dios.
3
Fortaleced las manos débiles
y afianzad las rodillas vacilantes.
4
Decid a los de corazón tímido:
Esforzaos, no temáis.
He aquí, vuestro Dios viene con venganza;
la retribución vendrá de Dios mismo,
mas El os salvará.
5
Entonces se abrirán los ojos de los ciegos,
y los oídos de los sordos se destaparán.
6
El cojo entonces saltará como un ciervo,
y la lengua del mudo gritará de júbilo,
porque aguas brotarán en el desierto
y arroyos en el Arabá.
7
La tierra abrasada se convertirá en laguna,
y el secadal en manantiales de aguas;
en la guarida de chacales, su lugar de descanso,
la hierba se convertirá en cañas y juncos.
8
Allí habrá una calzada, un camino,
y será llamado Camino de Santidad;
el inmundo no transitará por él,
sino que será para el que ande en ese camino;
los necios no vagarán por él.
9
Allí no habrá león,
ni subirá por él bestia feroz;
éstos no se hallarán allí,
sino que por él andarán los redimidos.
10
Volverán los rescatados del Señor,
entrarán en Sion con gritos de júbilo,
con alegría eterna sobre sus cabezas.
Gozo y alegría alcanzarán,
y huirán la tristeza y el gemido.