El poder de la lengua

1
Hermanos míos, no os hagáis maestros muchos de vosotros, sabiendo que recibiremos un juicio más severo.
2
Porque todos tropezamos de muchas maneras.
Si alguno no tropieza en lo que dice, es un hombre perfecto, capaz también de refrenar todo el cuerpo.
3
Ahora bien, si ponemos el freno en la boca de los caballos para que nos obedezcan, dirigimos también todo su cuerpo.
4
Mirad también las naves;
aunque son tan grandes e impulsadas por fuertes vientos, son, sin embargo, dirigidas mediante un timón muy pequeño por donde la voluntad del piloto quiere.
5
Así también la lengua es un miembro pequeño, y sin embargo, se jacta de grandes cosas.
Mirad, ¡qué gran bosque se incendia con tan pequeño fuego!
6
Y la lengua es un fuego, un mundo de iniquidad.
La lengua está puesta entre nuestros miembros, la cual contamina todo el cuerpo, es encendida por el infierno e inflama el curso de nuestra vida.
7
Porque todo género de fieras y de aves, de reptiles y de animales marinos, se puede domar y ha sido domado por el género humano,
8
pero ningún hombre puede domar la lengua;
es un mal turbulento y lleno de veneno mortal.
9
Con ella bendecimos a nuestro Señor y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que han sido hechos a la imagen de Dios;
10
de la misma boca proceden bendición y maldición.
Hermanos míos, esto no debe ser así.
11
¿Acaso una fuente por la misma abertura echa agua dulce y amarga?
12
¿Acaso, hermanos míos, puede una higuera producir aceitunas, o una vid higos? Tampoco la fuente de agua salada puede producir agua dulce.


Sabiduría de lo alto

13
¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Que muestre por su buena conducta sus obras en mansedumbre de sabiduría.
14
Pero si tenéis celos amargos y ambición personal en vuestro corazón, no seáis arrogantes y así mintáis contra la verdad.
15
Esta sabiduría no es la que viene de lo alto, sino que es terrenal, natural, diabólica.
16
Porque donde hay celos y ambición personal, allí hay confusión y toda cosa mala.
17
Pero la sabiduría de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, condescendiente, llena de misericordia y de buenos frutos, sin vacilación, sin hipocresía.
18
Y la semilla cuyo fruto es la justicia se siembra en paz por aquellos que hacen la paz.