El matrimonio de Sansón

1
Y Sansón descendió a Timnat y vio allí a una mujer de las hijas de los filisteos.
2
Cuando regresó, se lo contó a su padre y a su madre, diciendo: Vi en Timnat a una mujer de las hijas de los filisteos;
ahora pues, tomádmela por mujer.
3
Le respondieron su padre y su madre: ¿No hay mujer entre las hijas de tus parientes o entre todo nuestro pueblo, para que vayas a tomar mujer de los filisteos incircuncisos? Pero Sansón dijo a su padre: Tómala para mí, porque ella me agrada.
4
Y su padre y su madre no sabían que esto era del Señor, porque El buscaba ocasión contra los filisteos, pues en aquel tiempo los filisteos dominaban a Israel.
5
Y Sansón descendió a Timnat con su padre y con su madre, y llegó hasta los viñedos de Timnat;
y he aquí, un león joven venía rugiendo hacia él.
6
Y el Espíritu del Señor vino sobre él con gran poder, y lo despedazó como se despedaza un cabrito, aunque no tenía nada en su mano;
pero no contó a su padre ni a su madre lo que había hecho.
7
Descendió y habló con la mujer;
y ella le agradó a Sansón.
8
Cuando regresó más tarde para tomarla, se apartó del camino para ver el cadáver del león;
y he aquí que había un enjambre de abejas y miel en el cuerpo del león.
9
Recogió la miel en sus manos y siguió adelante, comiéndo la mientras caminaba.
Cuando llegó adonde estaban su padre y su madre, les dio miel y ellos comieron;
pero no les contó que había recogido la miel del cuerpo del león.


El enigma de Sansón

10
Entonces el padre descendió adonde estaba la mujer;
y Sansón hizo allí un banquete, porque así acostumbraban hacer los jóvenes.
11
Y sucedió que cuando lo vieron, trajeron a treinta compañeros para que estuvieran con él.
12
Y Sansón les dijo: Permitidme proponeros ahora un enigma;
y si en verdad me lo declaráis dentro de los siete días del banquete, y lo descifráis, entonces os daré treinta vestidos de lino y treinta mudas de ropa.
13
Pero si no podéis declarármelo, entonces vosotros me daréis treinta vestidos de lino y treinta mudas de ropa.
Y ellos le dijeron: Propón tu enigma, para que lo escuchemos.
14
Y él les dijo:
Del que come salió comida,
y del fuerte salió dulzura.
Y no pudieron declararle el enigma en tres días.
15
Y al cuarto día dijeron a la mujer de Sansón: Induce a tu marido a que nos declare el enigma, o te quemaremos a fuego a ti y a la casa de tu padre.
Nos habéis invitado para empobrecernos.
¿No es así?
16
Y la mujer de Sansón lloró delante de él, y dijo: Sólo me aborreces y no me quieres;
has propuesto un enigma a los hijos de mi pueblo, y no me lo has declarado.
Y él le dijo: He aquí que no lo he declarado ni a mi padre ni a mi madre;
¿y te lo he de declarar a ti?
17
Mas ella lloró delante de él los siete días que duró su banquete.
Y sucedió el séptimo día que él se lo declaró porque ella le presionaba mucho.
Entonces ella declaró el enigma a los hijos de su pueblo.
18
Y al séptimo día, antes de ponerse el sol, los hombres de la ciudad le dijeron:
¿Qué es más dulce que la miel?
¿Y qué es más fuerte que un león?
Y él les dijo:
Si no hubiereis arado con mi novilla,
no habríais descubierto mi enigma.
19
Entonces el Espíritu del Señor vino sobre él con gran poder, y descendió a Ascalón y mató a treinta de ellos y tomando sus despojos, dio las mudas de ropa a los que habían declarado el enigma.
Y ardiendo en ira, subió a la casa de su padre.
20
Pero la mujer de Sansón fue dada al compañero que había sido su amigo íntimo.