Débora y Barac

1
Cuando murió Aod, los hijos de Israel volvieron a hacer lo malo ante los ojos del Señor.
2
Y el Señor los vendió en mano de Jabín, rey de Canaán, que reinaba en Hazor.
El comandante de su ejército era Sísara, que vivía en Haroset-goim.
3
Y los hijos de Israel clamaron al Señor, porque aquél tenía novecientos carros de hierro y había oprimido duramente a los hijos de Israel por veinte años.
4
Débora, profetisa, mujer de Lapidot, juzgaba a Israel en aquel tiempo;
5
y se sentaba debajo de la palmera de Débora entre Ramá y Betel, en la región montañosa de Efraín;
y los hijos de Israel subían a ella a pedir juicio.
6
Y ella mandó llamar a Barac, hijo de Abinoam, de Cedes de Neftalí, y le dijo: Esto ha ordenado el Señor, Dios de Israel: “Ve, marcha al monte Tabor y lleva contigo a diez mil hombres de los hijos de Neftalí y de los hijos de Zabulón.
7
“Y yo atraeré hacia ti a Sísara, comandante del ejército de Jabín, con sus carros y sus muchas tropas al torrente Cisón, y lo entregaré en tus manos.”
8
Le respondió Barac: Si tú vas conmigo, yo iré;
pero si no vas conmigo, no iré.
9
Y ella dijo: Ciertamente iré contigo;
sin embargo, el honor no será tuyo en la jornada que vas a emprender, porque el Señor venderá a Sísara en manos de una mujer.
Entonces Débora se levantó y fue con Barac a Cedes.
10
Y Barac convocó a Zabulón y a Neftalí en Cedes, y subieron con él diez mil hombres;
Débora también subió con él.
11
Y Heber ceneo, se había separado de los ceneos, de los hijos de Hobab, suegro de Moisés, y había plantado su tienda cerca de la encina en Zaanaim, que está junto a Cedes.


Derrota y muerte de Sísara

12
Avisaron a Sísara que Barac, hijo de Abinoam, había subido al monte Tabor.
13
Y juntó Sísara todos sus carros, novecientos carros de hierro, y a todo el pueblo que estaba con él, desde Haroset-goim hasta el torrente Cisón.
14
Entonces Débora dijo a Barac: ¡Levántate!, porque este es el día en que el Señor ha entregado a Sísara en tus manos;
he aquí, el Señor ha salido delante de ti.
Bajó, pues, Barac del monte Tabor seguido de diez mil hombres.
15
Y el Señor derrotó a Sísara, con todos sus carros y todo su ejército, a filo de espada delante de Barac;
y Sísara bajó de su carro, y huyó a pie.
16
Mas Barac persiguió los carros y el ejército hasta Haroset-goim, y todo el ejército de Sísara cayó a filo de espada;
no quedó ni uno.
17
Pero Sísara huyó a pie a la tienda de Jael, mujer de Heber ceneo;
porque había paz entre Jabín, rey de Hazor, y la casa de Heber ceneo.
18
Y Jael salió al encuentro de Sísara, y le dijo: Ven, señor mío, ven a mí;
no temas.
Y él fue hacia ella a la tienda, y ella lo cubrió con una manta.
19
Y él le dijo: Te ruego que me des de beber un poco de agua, porque tengo sed.
Y ella abrió un odre de leche y le dio de beber;
entonces lo cubrió.
20
Entonces él le dijo: Ponte a la entrada de la tienda, y si alguien viene, y te pregunta, y te dice: “¿Hay alguien aquí?”, tú responderás: “No.”
21
Pero Jael, mujer de Heber, tomó una estaca de la tienda y tomando en la mano un martillo, se le acercó silenciosamente y le clavó la estaca en las sienes, la cual penetró en la tierra, pues él estaba profundamente dormido y agotado, y murió.
22
Y he aquí, cuando Barac perseguía a Sísara, Jael salió a su encuentro, y le dijo: Ven, y te mostraré al hombre que buscas.
Y él entró con ella, y he aquí que Sísara yacía muerto con la estaca en la sien.
23
Así sometió Dios en aquel día a Jabín, rey de Canaán, delante de los hijos de Israel.
24
Y la mano de los hijos de Israel se hizo más y más dura sobre Jabín, rey de Canaán, hasta que lo destruyeron.