La gran sequía

1
Lo que vino como palabra del Señor a Jeremías respecto a la sequía:
2
De luto está Judá,
y sus puertas languidecen,
están por tierra enlutadas,
y sube el clamor de Jerusalén.
3
Sus nobles enviaban a sus siervos por agua;
iban a las cisternas y no hallaban agua;
volvían con sus vasijas vacías.
Quedaron avergonzados y humillados,
y se cubrieron la cabeza.
4
El suelo está agrietado,
pues no ha habido lluvia sobre la tierra;
los labradores, avergonzados,
se han cubierto la cabeza.
5
Porque aun la cierva en el campo ha parido, pero abandona su cría
porque no hay hierba.
6
Y los asnos monteses se paran en las alturas desoladas,
jadeando por aire como chacales;
desfallecen sus ojos
porque no hay vegetación.
7
Aunque nuestras iniquidades testifican contra nosotros,
oh Señor, obra por amor de tu nombre.
En verdad han sido muchas nuestras apostasías,
contra ti hemos pecado.
8
, esperanza de Israel,
Salvador suyo en tiempo de angustia,
¿por qué has de ser como forastero en la tierra,
o como caminante que ha plantado su tienda para pasar la noche?
9
¿Por qué has de ser como hombre desalentado,
como guerrero incapaz de salvar?
Sin embargoestás en medio nuestro, oh Señor,
y por tu nombre somos llamados;
¡no nos abandones!
10
Así dice el Señor de este pueblo: ¡Cómo les ha gustado vagar! No han refrenado sus pies.
El Señor, pues, no los acepta;
ahora se acordará El de su iniquidad y castigará sus pecados.
11
Y el Señor me dijo: No ruegues por el bienestar de este pueblo.
12
Cuando ayunen, no escucharé su clamor;
cuando ofrezcan holocausto y ofrenda de cereal, no los aceptaré;
sino que con espada, con hambre y con pestilencia los destruiré.
13
Y yo dije: ¡Ah, Señor Dios! He aquí, los profetas les dicen: “No veréis espada ni tendréis hambre, sino que os daré paz verdadera en este lugar.”
14
Entonces el Señor me dijo: Mentira profetizan los profetas en mi nombre.
Yo no los he enviado, ni les he dado órdenes, ni les he hablado;
visión falsa, adivinación, vanidad y engaño de sus corazones ellos os profetizan.
15
Por tanto, así dice el Señor: En cuanto a los profetas que profetizan en mi nombre sin que yo los haya enviado, y que dicen: “No habrá espada ni hambre en esta tierra”, a espada y de hambre esos profetas perecerán.
16
También el pueblo a quien profetizan estará tirado por las calles de Jerusalén a causa del hambre y de la espada;
no habrá quien los entierre a ellos, ni a sus mujeres, ni a sus hijos, ni a sus hijas, pues derramaré sobre ellos su maldad.
17
Y les dirás esta palabra:
Viertan lágrimas mis ojos noche y día,
y no cesen,
porque de gran quebranto ha sido quebrantada la virgen hija de mi pueblo,
de una dolorosa herida muy grave.
18
“Si salgo al campo,
he aquí, muertos a espada;
y si entro en la ciudad,
he aquí, enfermedades por el hambre.
Porque tanto el profeta como el sacerdote
andan errantes en una tierra que no conocen.”
19
¿Has desechado por completo a Judá,
o ha aborrecido tu alma a Sion?
¿Por qué nos has herido sin que haya curación para nosotros?
Esperábamos paz, y no hubo bien alguno;
tiempo de curación, y he aquí, terror.
20
Reconocemos, oh Señor, nuestra impiedad,
la iniquidad de nuestros padres, pues hemos pecado contra ti.
21
No nos desprecies, por amor a tu nombre,
no deshonres el trono de tu gloria;
acuérdate, no anules tu pacto con nosotros.
22
¿Hay entre los ídolos de las naciones alguno que haga llover?
¿O pueden los cielos solos dar lluvia?
¿No eres tú, oh Señor, nuestro Dios?
En ti, pues, esperamos,
porque tú has hecho todas estas cosas.