Setenta años de cautiverio

1
Palabra que vino a Jeremías acerca de todo el pueblo de Judá, en el año cuarto de Joacim, hijo de Josías, rey de Judá (éste era el primer año de Nabucodonosor, rey de Babilonia),
2
la cual el profeta Jeremías habló a todo el pueblo de Judá y a todos los habitantes de Jerusalén, diciendo:
3
Desde el año trece de Josías, hijo de Amón, rey de Judá, hasta hoy, en estos veintitrés años ha venido a mí la palabra del Señor, y os he hablado repetidas veces, pero no habéis escuchado.
4
Y el Señor os envió repetidas veces a todos sus siervos los profetas (pero no escuchasteis ni inclinasteis vuestro oído para oír),
5
diciendo: “Volveos ahora cada cual de vuestro camino y de la maldad de vuestras obras, y habitaréis en la tierra que el Señor os dio a vosotros y a vuestros padres para siempre;
6
no vayáis tras otros dioses para servirles y postraros ante ellos, no me provoquéis a ira con la obra de vuestras manos, y no os haré ningún mal.”
7
Pero no me habéis escuchadodeclara el Señor— de modo que me provocasteis a ira con la obra de vuestras manos para vuestro propio mal.
8
Por tanto, así dice el Señor de los ejércitos: “Por cuanto no habéis obedecido mis palabras,
9
he aquí, mandaré a buscar a todas las familias del nortedeclara el Señor— y a Nabucodonosor, rey de Babilonia, siervo mío, y los traeré contra esta tierra, contra sus habitantes y contra todas estas naciones de alrededor;
los destruiré por completo y los haré objeto de horror, de burla y de eterna desolación.
10
“Y haré cesar de ellos la voz de gozo y la voz de alegría, la voz del novio y la voz de la novia, el sonido de las piedras de molino y la luz de la lámpara.
11
Toda esta tierra será desolación y horror, y estas naciones servirán al rey de Babilonia setenta años.
12
Después que se hayan cumplido los setenta años, castigaré al rey de Babilonia y a esa nación por su iniquidaddeclara el Señor— y a la tierra de los caldeos la haré una desolación eterna.
13
“Y traeré sobre esa tierra todas las palabras que he hablado contra ella, todo lo que está escrito en este libro que Jeremías ha profetizado contra todas las naciones.
14
“(Pues también a ellos los harán esclavos muchas naciones y grandes reyes, y les pagaré conforme a sus hechos y conforme a la obra de sus manos).”


La ira de Dios contra las naciones

15
Porque así me ha dicho el Señor, Dios de Israel: Toma de mi mano esta copa del vino del furor, y haz que beban de ella todas las naciones a las cuales yo te envío.
16
Y beberán y se tambalearán y enloquecerán a causa de la espada que enviaré entre ellas.
17
Entonces tomé la copa de la mano del Señor, e hice beber de ella a todas las naciones a las cuales me envió el Señor:
18
a Jerusalén y a las ciudades de Judá, a sus reyes y a sus príncipes, para ponerlos por desolación, horror, burla y maldición, como hasta hoy;
19
a Faraón, rey de Egipto, a sus siervos, a sus príncipes y a todo su pueblo;
20
a todos los extranjeros, a todos los reyes de la tierra de Uz, a todos los reyes de la tierra de los filisteos (es decir, Ascalón, Gaza, Ecrón y al remanente de Asdod);
21
a Edom, a Moab y a los hijos de Amón;
22
a todos los reyes de Tiro, a todos los reyes de Sidón y a los reyes de las costas que están más allá del mar;
23
a Dedán, a Tema, a Buz y a todos los que se rapan las sienes;
24
a todos los reyes de Arabia y a todos los reyes de los extranjeros que habitan en el desierto;
25
a todos los reyes de Zimri, a todos los reyes de Elam y a todos los reyes de Media;
26
a todos los reyes del norte, los de cerca y los de lejos, los unos con los otros, y a todos los reinos del mundo que están sobre la faz de la tierra.
El rey de Sesac beberá después de ellos.
27
Y les dirás: “Así dice el Señor de los ejércitos, el Dios de Israel: ‘Bebed, embriagaos, vomitad, caed y no os levantéis a causa de la espada que yo enviaré entre vosotros.’”
28
Y sucederá que si rehúsan tomar la copa de tu mano para beber, les dirás: “Así dice el Señor de los ejércitos: ‘Ciertamente vais a beber.
29
Porque he aquí que comienzo a causar mal en esta ciudad que se llama por mi nombre, ¿y quedaréis vosotros sin castigo alguno? No quedaréis sin castigo, porque llamo a la espada contra todos los habitantes de la tierra’ —declara el Señor de los ejércitos.”
30
Tú, pues, profetizarás contra ellos todas estas palabras, y les dirás:
“El Señor rugirá desde lo alto,
y dará su voz desde su santa morada;
rugirá fuertemente contra su rebaño.
Dará gritos como los que pisan las uvas
contra todos los habitantes de la tierra.
31
“Ha llegado el estruendo hasta el fin de la tierra,
porque el Señor tiene un pleito contra las naciones;
entra en juicio contra toda carne;
a los impíos, los entrega a la espada” —declara el Señor.
32
Así dice el Señor de los ejércitos:
He aquí, el mal va
de nación en nación,
y una gran tempestad se levanta
de los confines de la tierra.
33
Y los muertos por el Señor en aquel día estarán desde un extremo de la tierra hasta el otro.
No los llorarán, ni los recogerán, ni los sepultarán;
serán como estiércol sobre la faz de la tierra.
34
Gemid, pastores, y clamad;
revolcaos en ceniza, mayorales del rebaño;
porque se han cumplido los días de vuestra matanza y de vuestra dispersión,
y caeréis como vaso precioso.
35
No habrá huida para los pastores,
ni escape para los mayorales del rebaño.
36
Se oye el sonido del clamor de los pastores,
y el gemido de los mayorales del rebaño,
porque el Señor está destruyendo sus pastos,
37
y son silenciados los rebaños apacibles
a causa de la ardiente ira del Señor.
38
Ha dejado como león su guarida,
porque su tierra se ha convertido en horror
por el furor de la espada opresora,
y a causa de su ardiente ira.