Profecía sobre Egipto

1
Palabra del Señor que vino al profeta Jeremías acerca de las naciones.
2
A Egipto, acerca del ejército de Faraón Necao, rey de Egipto, que estaba junto al río Eufrates en Carquemis, al cual derrotó Nabucodonosor, rey de Babilonia, en el año cuarto de Joacim, hijo de Josías, rey de Judá:
3
Preparad escudo y broquel,
y avanzad hacia la batalla.
4
Aparejad los caballos,
montad los corceles
y presentaos con los yelmos puestos.
Bruñid las lanzas,
vestíos las corazas.
5
¿Pero qué es lo que veo?
Están aterrados,
retroceden,
y sus valientes están deshechos;
en la huida buscan refugio
sin mirar atrás.
Hay terror por todas partes
declara el Señor.
6
Que no huya el ligero,
ni escape el poderoso;
en el norte, junto al río Eufrates,
han tropezado y caído.
7
¿Quién es éste que sube como el Nilo,
cuyas aguas se agitan como ríos?
8
Egipto sube como el Nilo,
cuyas aguas se agitan como ríos,
pero El ha dicho: Subiré y cubriré esa tierra;
ciertamente destruiré la ciudad y sus habitantes.
9
Subid, caballos, y corred furiosos, carros,
para que avancen los poderosos:
Etiopía y Put, que manejan escudo,
y los de Lud, que manejan y entesan el arco.
10
Porque aquel día es para el Señor, Dios de los ejércitos,
día de venganza, para vengarse de sus enemigos;
la espada devorará y se saciará
y se empapará con su sangre;
pues habrá una matanza para el Señor, Dios de los ejércitos,
en la tierra del norte, junto al río Eufrates.
11
Sube a Galaad y consigue bálsamo,
virgen, hija de Egipto.
En vano has multiplicado los remedios;
no hay curación para ti.
12
Han oído las naciones de tu afrenta,
y tu clamor llena la tierra;
porque guerrero con guerrero ha tropezado,
y a una han caído ambos.
13
Palabra que el Señor habló al profeta Jeremías acerca de la venida de Nabucodonosor, rey de Babilonia, para herir la tierra de Egipto:
14
Anunciad en Egipto y hacedlo oír en Migdol,
hacedlo oír también en Menfis y en Tafnes;
decid: “Ponte en pie y prepárate,
porque la espada ha devorado a los que te rodean.”
15
¿Por qué han quedado postrados tus valientes?
No se mantienen en pie porque el Señor los ha derribado.
16
Han tropezado muchas veces;
en verdad, han caído uno sobre otro.
Entonces dijeron: “Levántate y volvamos
a nuestro pueblo y a nuestra tierra natal,
ante la espada opresora.”
17
Allí gritaron: “Faraón, rey de Egipto, es sólo un gran ruido;
ha dejado pasar el tiempo señalado.”
18
Vivo yo —declara el Rey
cuyo nombre es el Señor de los ejércitos
que ciertamente como se destaca el Tabor entre los montes,
o el Carmelo junto al mar, uno ha de venir.
19
Prepara tu equipaje para el destierro,
hija que moras en Egipto,
porque Menfis será convertida en desolación,
incendiada y despoblada.
20
Novilla hermosa es Egipto,
mas un tábano del norte viene;
ya viene.
21
Sus mercenarios también son en medio de ella
como becerros engordados;
porque también ellos se han vuelto atrás,
y a una han huido, no resistieron;
porque el día de su ruina ha venido sobre ellos,
la hora de su castigo.
22
Se oye su sonido como el de una serpiente,
pues el enemigo avanza como un ejército;
con hachas, como leñadores, vienen contra ella.
23
Talan su bosquedeclara el Señor
aunque sea impenetrable,
aunque sean más numerosos que las langostas,
innumerables.
24
Es avergonzada la hija de Egipto,
es entregada al poder del pueblo del norte.
25
Dice el Señor de los ejércitos, el Dios de Israel: He aquí, castigaré a Amón de Tebas, a Faraón y a Egipto junto con sus dioses y sus reyes;
a Faraón y a los que en él confían.
26
Y los entregaré en manos de los que buscan su vida, en manos de Nabucodonosor, rey de Babilonia, y en manos de su siervo.
Mas después será habitado como en los días de antañodeclara el Señor.
27
Pero tú no temas, siervo mío Jacob,
ni te atemorices, Israel;
porque he aquí, te salvaré de lugar remoto,
y a tu descendencia de la tierra de su cautiverio.
Y volverá Jacob, y estará tranquilo
y seguro, y nadie lo atemorizará.
28
Tú no temas, siervo mío Jacobdeclara el Señor
porque yo estoy contigo;
pues acabaré con todas las naciones
adonde te he expulsado,
pero no acabaré contigo,
sino que te castigaré con justicia;
de ninguna manera te dejaré sin castigo.