Corrupción de Jerusalén y Judá

1
Recorred las calles de Jerusalén,
y mirad ahora, e informaos;
buscad en sus plazas,
a ver si halláis algún hombre,
si hay quien haga justicia, que busque la verdad,
y yo la perdonaré.
2
Pues aunque digan: “Vive el Señor”,
de cierto juran falsamente.
3
Oh, Señor, ¿no buscan tus ojos la verdad?
Tú los heriste,
mas no les dolió;
tú los consumiste,
mas ellos rehusaron recibir corrección.
Endurecieron sus rostros más que la roca,
rehusaron arrepentirse.
4
Entonces yo dije: Ciertamente estos sólo son gente ignorante,
son necios,
porque no conocen el camino del Señor
ni las ordenanzas de su Dios.
5
Me dirigiré a los grandes
y les hablaré,
porque ellos conocen el camino del Señor
y las ordenanzas de su Dios.
Pero también todos ellos a una habían quebrado el yugo
y roto las coyundas.
6
Por tanto los herirá el león de la selva,
el lobo de los desiertos los destruirá;
un leopardo acecha sus ciudades,
y todo el que salga de ellas será despedazado,
porque son muchas sus transgresiones,
y numerosas sus apostasías.
7
¿Por qué he de perdonarte por esto?
Tus hijos me han abandonado
y han jurado por lo que no es Dios.
Cuando los sacié, cometieron adulterio
y fueron en tropel a casa de las rameras.
8
Eran caballos cebados y fogosos,
cada cual relinchando tras la mujer de su prójimo.
9
¿No he de castigar a este pueblo? —declara el Señor.
De una nación como ésta,
¿no he de vengarme?
10
Subid por entre sus hileras de vides y destruid,
mas no hagáis destrucción total;
arrancad sus sarmientos,
pues no son del Señor;
11
porque la casa de Israel y la casa de Judá
han obrado pérfidamente conmigodeclara el Señor.
12
Han mentido acerca del Señor;
dijeron: El no existe;
ninguna calamidad vendrá sobre nosotros,
y no veremos ni espada ni hambre.
13
Los profetas son como el viento,
y la palabra no está en ellos.
Que así se les haga a ellos.
14
Por tanto, así dice el Señor, Dios de los ejércitos:
Por cuanto han hablado esta palabra,
he aquí, pongo mis palabras en tu boca por fuego
y a este pueblo por leña, y los consumirá.
15
He aquí, voy a traer de lejos una nación contra vosotros, oh casa de Israeldeclara el Señor.
Es una nación fuerte,
es una nación antigua,
una nación cuya lengua no conoces,
y no podrás entender lo que hable.
16
Su aljaba es como sepulcro abierto,
todos ellos son valientes.
17
Devorará tu mies y tu pan,
devorará a tus hijos y a tus hijas,
devorará tus ovejas y tus vacas,
devorará tus viñas y tus higueras;
a espada destruirá tus ciudades fortificadas en que confías.
18
Sin embargo, aun en aquellos díasdeclara el Señor— no llevaré a cabo una destrucción total de vosotros.
19
Y cuando te pregunten: “¿Por qué el Señor nuestro Dios nos ha hecho todo esto?” Les dirás: “Así como me dejasteis y servisteis a dioses extraños en vuestra tierra, así serviréis a extranjeros en una tierra que no es vuestra.”
20
Anunciad esto en la casa de Jacob
y proclamadlo en Judá, diciendo:
21
Oíd ahora esto, pueblo necio e insensible,
que tienen ojos y no ven,
tienen oídos y no oyen.
22
“¿No me teméis?” —declara el Señor.
“¿No tembláis delante de mí,
que puse la arena como frontera del mar,
límite perpetuo que no traspasará?
Aunque se agiten las olas, no prevalecerán;
aunque rujan, no pasarán sobre ella.
23
Pero este pueblo tiene un corazón terco y rebelde;
se han desviado y se han ido.
24
“Y no dicen en su corazón:
Temamos ahora al Señor nuestro Dios,
que da la lluvia a su tiempo,
tanto la lluvia de otoño como la de primavera,
y que reserva para nosotros
las semanas establecidas de la cosecha.’
25
Vuestras iniquidades han alejado estas cosas,
y vuestros pecados os han privado del bien.
26
Porque en mi pueblo se encuentran impíos
que vigilan como cazadores al acecho;
ponen trampa,
atrapan hombres.
27
Como una jaula llena de pájaros,
así están sus casas llenas de engaño;
por eso se engrandecieron y se enriquecieron.
28
“Han engordado y se han puesto lustrosos.
También sobrepasan en obras de maldad;
no defienden la causa,
la causa del huérfano, para que prospere,
ni defienden los derechos del pobre.
29
“¿No he de castigar por esto?” —declara el Señor.
“De una nación como ésta
¿no he de vengarme?”
30
Algo espantoso y terrible
ha sucedido en la tierra:
31
los profetas profetizan falsamente,
los sacerdotes gobiernan por su cuenta,
y a mi pueblo así le gusta.
Pero ¿qué haréis al final de esto?