1
Quién me diera que mi cabeza se hiciera agua,
y mis ojos fuente de lágrimas,
para que yo llorara día y noche
por los muertos de la hija de mi pueblo.
2
Quién me diera en el desierto
un albergue de caminantes,
para dejar a mi pueblo
y alejarme de ellos.
Porque todos ellos son adúlteros,
una asamblea de traidores.
3
Tensan su lengua como su arco;
la mentira y no la verdad prevalece en la tierra;
porque de mal en mal proceden,
y a mí no me conocendeclara el Señor.
4
Guárdese cada uno de su prójimo,
y no confíe en ningún hermano;
porque todo hermano obra con engaño,
y todo prójimo anda calumniando.
5
Cada uno engaña a su prójimo,
y no habla la verdad,
han enseñado sus lenguas a hablar mentiras;
se afanan por cometer iniquidad.
6
Tu morada está en medio del engaño;
por causa del engaño rehúsan conocermedeclara el Señor.
7
Por tanto, así dice el Señor de los ejércitos:
He aquí, los refinaré y los probaré,
porque ¿qué más puedo hacer con la hija de mi pueblo?
8
Saeta mortífera es su lengua,
engaño habla;
con su boca habla cada uno de paz a su prójimo,
pero dentro de sí le tiende emboscada.
9
Por estas cosas ¿no los castigaré? —declara el Señor.
De una nación como ésta
¿no se vengará mi alma?


Amenaza de ruina y destierro

10
Alzad por los montes lloro y lamentación,
y una elegía por los pastos del desierto,
porque han sido desolados;
nadie pasa por ellos,
ni se oye el bramido del ganado;
desde las aves del cielo hasta las bestias han huido, se han ido.
11
Haré de Jerusalén un montón de ruinas,
una guarida de chacales,
y de las ciudades de Judá una desolación, sin habitante.
12
¿Quién es el hombre sabio que entienda esto? ¿A quién ha hablado la boca del Señor que pueda declararlo? ¿Por qué está arruinado el país, desolado como un desierto sin que nadie pase por él?
13
Respondió el Señor: Porque han abandonado mi ley que puse delante de ellos, y no han obedecido mi voz ni andado conforme a ella,
14
sino que han andado tras la terquedad de sus corazones y tras los baales, tal como sus padres les enseñaron.
15
Por tanto, así dice el Señor de los ejércitos, el Dios de Israel: He aquí, yo daré de comer ajenjo a este pueblo y le daré de beber agua envenenada.
16
Los esparciré entre naciones que no conocieron ni ellos ni sus padres, y enviaré tras ellos la espada hasta aniquilarlos.
17
Así dice el Señor de los ejércitos:
Considerad, llamad a las plañideras, que vengan;
enviad por las más hábiles, que vengan,
18
que se apresuren y eleven una lamentación por nosotros,
para que derramen lágrimas nuestros ojos
y fluya agua de nuestros párpados.
19
Porque voz de lamentación se oye desde Sion:
“¡Cómo hemos sido arrasados!
En gran manera estamos avergonzados,
porque tenemos que abandonar la tierra,
porque han derribado nuestras moradas.”
20
Oíd, pues, mujeres, la palabra del Señor,
y reciba vuestro oído la palabra de su boca;
enseñad la lamentación a vuestras hijas
y la endecha cada una a su vecina.
21
Porque la muerte ha subido por nuestras ventanas,
ha entrado en nuestros palacios,
exterminando a los niños de las calles,
a los jóvenes de las plazas.
22
Di: Así declara el Señor:
“Los cadáveres de los hombres caerán
como estiércol sobre la faz del campo,
y como gavillas tras el segador,
y no habrá quien las recoja.”
23
Así dice el Señor:
No se gloríe el sabio de su sabiduría,
ni se gloríe el poderoso de su poder,
ni el rico se gloríe de su riqueza;
24
mas el que se gloríe, gloríese de esto:
de que me entiende y me conoce,
pues yo soy el Señor que hago misericordia,
derecho y justicia en la tierra,
porque en estas cosas me complazcodeclara el Señor.
25
He aquí, vienen díasdeclara el Señor— en que castigaré a todo el que esté circuncidado sólo en la carne:
26
a Egipto, a Judá, a los hijos de Amón, a Moab y a todos los que se rapan las sienes, a los que habitan en el desierto;
porque todas las naciones son incircuncisas, y toda la casa de Israel es incircuncisa de corazón.