La boda de Caná

1
Al tercer día se celebró una boda en Caná de Galilea, y estaba allí la madre de Jesús;
2
y también Jesús fue invitado, con sus discípulos, a la boda.
3
Cuando se acabó el vino, la madre de Jesús le dijo*: No tienen vino.
4
Y Jesús le dijo*: Mujer, ¿qué nos va a ti y a mí en esto? Todavía no ha llegado mi hora.
5
Su madre dijo* a los que servían: Haced todo lo que El os diga.
6
Y había allí seis tinajas de piedra, puestas para ser usadas en el rito de la purificación de los judíos;
en cada una cabían dos o tres cántaros.
7
Jesús les dijo*: Llenad de agua las tinajas.
Y las llenaron hasta el borde.
8
Entonces les dijo*: Sacad ahora un poco y llevadlo al maestresala.
Y se lo llevaron.
9
Cuando el maestresala probó el agua convertida en vino, y como no sabía de dónde era (pero los que servían, que habían sacado el agua, lo sabían), el maestresala llamó* al novio,
10
y le dijo*: Todo hombre sirve primero el vino bueno, y cuando ya han tomado bastante, entonces el inferior;
pero tú has guardado hasta ahora el vino bueno.
11
Este principio de sus señales hizo Jesús en Caná de Galilea, y manifestó su gloria, y sus discípulos creyeron en El.
12
Después de esto bajó a Capernaúm, El, con su madre, sus hermanos y sus discípulos;
pero allí no se quedaron muchos días.


Jesús echa a los mercaderes del templo

13
La Pascua de los judíos estaba cerca, y Jesús subió a Jerusalén,
14
y encontró en el templo a los que vendían bueyes, ovejas y palomas, y a los que cambiaban dinero allí sentados.
15
Y haciendo un azote de cuerdas, echó a todos fuera del templo, con las ovejas y los bueyes;
desparramó las monedas de los cambistas y volcó las mesas;
16
y dijo a los que vendían palomas: Quitad esto de aquí;
no hagáis de la casa de mi Padre una casa de comercio.
17
Sus discípulos se acordaron de que estaba escrito: El celo por tu casa me consumira.
18
Entonces los judíos respondieron y le dijeron: Ya que haces estas cosas, ¿qué señal nos muestras?
19
Jesús respondió y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.
20
Entonces los judíos dijeron: En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tú lo levantarás en tres días?
21
Pero El hablaba del templo de su cuerpo.
22
Por eso, cuando resucitó de los muertos, sus discípulos se acordaron de que había dicho esto;
y creyeron en la Escritura y en la palabra que Jesús había hablado.


Los primeros creyentes en Jerusalén

23
Cuando estaba en Jerusalén durante la fiesta de la Pascua, muchos creyeron en su nombre al ver las señales que hacía.
24
Pero Jesús, por su parte, no se confiaba a ellos, porque conocía a todos,
25
y no tenía necesidad de que nadie le diera testimonio del hombre, pues El sabía lo que había en el hombre.