Eliú justifica a Dios

1
Entonces prosiguió Eliú, y dijo:
2
Oíd, sabios, mis palabras,
y vosotros los que sabéis, prestadme atención.
3
Porque el oído distingue las palabras,
como el paladar prueba la comida.
4
Escojamos para nosotros lo que es justo;
conozcamos entre nosotros lo que es bueno.
5
Porque Job ha dicho: “Yo soy justo,
pero Dios me ha quitado mi derecho.
6
“¿He de mentir respecto a mi derecho?
Mi herida es incurable, sin haber yo cometido transgresión.”
7
¿Qué hombre es como Job,
que bebe el escarnio como agua,
8
que va en compañía de los que hacen iniquidad,
y anda con hombres perversos?
9
Porque ha dicho: “Nada gana el hombre
cuando se complace en Dios.”
10
Por tanto, escuchadme, hombres de entendimiento.
Lejos esté de Dios la iniquidad,
y del Todopoderoso la maldad.
11
Porque El paga al hombre conforme a su trabajo,
y retribuye a cada cual conforme a su conducta.
12
Ciertamente, Dios no obrará perversamente,
y el Todopoderoso no pervertirá el juicio.
13
¿Quién le dio autoridad sobre la tierra?
¿Y quién ha puesto a su cargo el mundo entero?
14
Si El determinara hacerlo así,
si hiciera volver a sí mismo su espíritu y su aliento,
15
toda carne a una perecería,
y el hombre volvería al polvo.
16
Pero si tienes inteligencia, oye esto,
escucha la voz de mis palabras.
17
¿Gobernará el que aborrece la justicia?
¿Y condenarás al Justo poderoso,
18
que dice a un rey: “Indigno”,
a los nobles: “Perversos”;
19
que no hace acepción de príncipes,
ni considera al rico sobre el pobre,
ya que todos son obra de sus manos?
20
En un momento mueren, y a medianoche
se estremecen los pueblos y pasan,
y los poderosos son quitados sin esfuerzo.
21
Porque sus ojos observan los caminos del hombre,
y El ve todos sus pasos.
22
No hay tinieblas ni densa oscuridad
donde puedan esconderse los que hacen iniquidad.
23
Porque El no necesita considerar más al hombre,
para que vaya ante Dios en juicio.
24
El quebranta a los poderosos sin indagar,
y pone a otros en su lugar.
25
Pues El conoce sus obras,
de noche los derriba
y son aplastados.
26
Como a malvados los azota
en un lugar público,
27
porque se apartaron de seguirle,
y no consideraron ninguno de sus caminos,
28
haciendo que el clamor del pobre llegara a El,
y que oyera el clamor de los afligidos.
29
Cuando está quieto, ¿quién puede condenar le?;
y cuando esconde su rostro, ¿quién puede contemplarle?;
esto es, tanto nación como hombre,
30
para que no gobiernen hombres impíos,
ni sean lazos para el pueblo.
31
Porque ¿ha dicho alguno a Dios:
“He sufrido castigo,
ya no ofenderé más;
32
enséñame lo que no veo;
si he obrado mal,
no lo volveré a hacer?”
33
¿Ha de retribuir El según tus condiciones, porque tú has rehusado?
Porquetienes que escoger y no yo,
por tanto, declara lo que sabes.
34
Los hombres entendidos me dirán,
y también el sabio que me oiga:
35
“Job habla sin conocimiento,
y sus palabras no tienen sabiduría.
36
“Job debe ser juzgado hasta el límite,
porque responde como los hombres perversos.
37
Porque a su pecado añade rebelión;
bate palmas entre nosotros,
y multiplica sus palabras contra Dios.”