1
¿Sacarás tú a Leviatán con anzuelo,
o sujetarás con cuerda su lengua?
2
¿Pondrás una soga en su nariz,
o perforarás su quijada con gancho?
3
¿Acaso te hará muchas súplicas,
o te hablará palabras sumisas?
4
¿Hará un pacto contigo?
¿Lo tomarás como siervo para siempre?
5
¿Jugarás con él como con un pájaro,
o lo atarás para tus doncellas?
6
¿Traficarán con él los comerciantes?
¿Lo repartirán entre los mercaderes?
7
¿Podrás llenar su piel de arpones,
o de lanzas de pescar su cabeza?
8
Pon tu mano sobre él;
te acordarás de la batalla y no lo volverás a hacer.
9
He aquí, falsa es tu esperanza;
con sólo verlo serás derribado.
10
Nadie hay tan audaz que lo despierte;
¿quién, pues, podrá estar delante de mí?
11
¿Quién me ha dado algo para que yo se lo restituya?
Cuanto existe debajo de todo el cielo es mío.
12
No dejaré de hablar de sus miembros,
ni de su gran poder, ni de su agraciada figura.
13
¿Quién lo desnudará de su armadura exterior?
¿Quién penetrará su doble malla?
14
¿Quién abrirá las puertas de sus fauces?
Alrededor de sus dientes hay terror.
15
Sus fuertes escamas son su orgullo,
cerradas como con apretado sello.
16
La una está tan cerca de la otra
que el aire no puede penetrar entre ellas.
17
Unidas están una a la otra;
se traban entre sí y no pueden separarse.
18
Sus estornudos dan destellos de luz,
y sus ojos son como los párpados del alba.
19
De su boca salen antorchas,
chispas de fuego saltan.
20
De sus narices sale humo,
como de una olla que hierve sobre juncos encendidos.
21
Su aliento enciende carbones,
y una llama sale de su boca.
22
En su cuello reside el poder,
y salta el desaliento delante de él.
23
Unidos están los pliegues de su carne,
firmes están en él e inamovibles.
24
Su corazón es duro como piedra,
duro como piedra de molino.
25
Cuando él se levanta, los poderosos tiemblan;
a causa del estruendo quedan confundidos.
26
La espada que lo alcance no puede prevalecer,
ni la lanza, el dardo, o la jabalina.
27
Estima el hierro como paja,
el bronce como madera carcomida.
28
No lo hace huir la flecha;
en hojarasca se convierten para él las piedras de la honda.
29
Como hojarasca son estimadas las mazas;
se ríe del blandir de la jabalina.
30
Por debajo tiene como tiestos puntiagudos;
se extiende como trillo sobre el lodo.
31
Hace hervir las profundidades como olla;
hace el mar como redoma de ungüento.
32
Detrás de sí hace brillar una estela;
se diría que el abismo es canoso.
33
Nada en la tierra es semejante a él,
que fue hecho sin temor.
34
Desafía a todo ser altivo;
él es rey sobre todos los hijos de orgullo.