La conquista de Jericó

1
Pero Jericó estaba muy bien cerrada a causa de los hijos de Israel;
nadie salía ni entraba.
2
Y el Señor dijo a Josué: Mira, he entregado en tu mano a Jericó y a su rey con sus valientes guerreros.
3
Marcharéis alrededor de la ciudad todos los hombres de guerra rodeando la ciudad una vez.
Así lo harás por seis días.
4
Y siete sacerdotes llevarán siete trompetas de cuerno de carnero delante del arca;
y al séptimo día marcharéis alrededor de la ciudad siete veces, y los sacerdotes tocarán las trompetas.
5
Y sucederá que cuando toquen un sonido prolongado con el cuerno de carnero, y cuando oigáis el sonido de la trompeta, todo el pueblo gritará a gran voz, y la muralla de la ciudad se vendrá abajo;
entonces el pueblo subirá, cada hombre derecho hacia adelante.
6
Y Josué, hijo de Nun, llamó a los sacerdotes, y les dijo: Tomad el arca del pacto, y que siete sacerdotes lleven siete trompetas de cuerno de carnero delante del arca del Señor.
7
Entonces dijo al pueblo: Pasad, y marchad alrededor de la ciudad, y que los hombres armados vayan delante del arca del Señor.
8
Y sucedió que después que Josué había hablado al pueblo, los siete sacerdotes que llevaban las siete trompetas de cuerno de carnero delante del Señor, se adelantaron y tocaron las trompetas;
y el arca del pacto del Señor los seguía.
9
Los hombres armados iban delante de los sacerdotes que tocaban las trompetas, y la retaguardia iba detrás del arca, mientras ellos continuaban tocando las trompetas.
10
Pero Josué dio órdenes al pueblo, diciendo: No gritaréis ni dejaréis oír vuestra voz, ni saldrá palabra de vuestra boca, hasta el día que yo os diga: “¡Gritad!” Entonces gritaréis.
11
Así hizo que el arca del Señor fuera alrededor de la ciudad, rodeándo la una vez;
entonces volvieron al campamento, y pasaron la noche en el campamento.
12
Y Josué se levantó muy de mañana, y los sacerdotes tomaron el arca del Señor.
13
Y los siete sacerdotes llevando las siete trompetas de cuerno de carnero iban delante del arca del Señor, andando continuamente y tocando las trompetas;
y los hombres armados iban delante de ellos y la retaguardia iba detrás del arca del Señor mientras ellos seguían tocando las trompetas.
14
Así marcharon una vez alrededor de la ciudad el segundo día y volvieron al campamento;
así lo hicieron por seis días.
15
Al séptimo día se levantaron temprano, al despuntar el día, y marcharon alrededor de la ciudad de la misma manera siete veces.
Sólo aquel día marcharon siete veces alrededor de la ciudad.
16
Y sucedió que, a la séptima vez, cuando los sacerdotes tocaron las trompetas, Josué dijo al pueblo: ¡Gritad! Pues el Señor os ha dado la ciudad.
17
Y la ciudad será dedicada al anatema, ella y todo lo que hay en ella pertenece al Señor;
sólo Rahab la ramera y todos los que están en su casa vivirán, porque ella escondió a los mensajeros que enviamos.
18
Pero en cuanto a vosotros, guardaos ciertamente de las cosas dedicadas al anatema, no sea que las codiciéis y tomando de las cosas del anatema, hagáis maldito el campamento de Israel y traigáis desgracia sobre él.
19
Mas toda la plata y el oro, y los utensilios de bronce y de hierro, están consagrados al Señor;
entrarán en el tesoro del Señor.
20
Entonces el pueblo gritó y los sacerdotes tocaron las trompetas;
y sucedió que cuando el pueblo oyó el sonido de la trompeta, el pueblo gritó a gran voz y la muralla se vino abajo, y el pueblo subió a la ciudad, cada hombre derecho hacia adelante, y tomaron la ciudad.
21
Y destruyeron por completo, a filo de espada, todo lo que había en la ciudad: hombres y mujeres, jóvenes y ancianos, bueyes, ovejas y asnos.
22
Pero Josué dijo a los dos hombres que habían reconocido la tierra: Entrad en la casa de la ramera, y sacad de allí a la mujer y todo lo que posea, tal como se lo jurasteis.
23
Entraron, pues, los jóvenes espías y sacaron a Rahab, a su padre, a su madre, a sus hermanos y todo lo que poseía;
también sacaron a todos sus parientes, y los colocaron fuera del campamento de Israel.
24
Y prendieron fuego a la ciudad y a todo lo que en ella había.
Sólo pusieron en el tesoro de la casa del Señor, la plata, el oro y los utensilios de bronce y de hierro.
25
Pero Josué dejó vivir a Rahab la ramera, a la casa de su padre y todo lo que ella tenía;
y ella ha habitado en medio de Israel hasta hoy, porque escondió a los mensajeros a quienes Josué había enviado a reconocer a Jericó.
26
Entonces Josué les hizo un juramento en aquel tiempo, diciendo: Maldito sea delante del Señor el hombre que se levante y reedifique esta ciudad de Jericó;
con la pérdida de su primogénito echará su cimiento, y con la pérdida de su hijo menor colocará sus puertas.
27
Y el Señor estaba con Josué, y su fama se extendió por toda la tierra.