Predicación de Juan el Bautista

1
En el año decimoquinto del imperio de Tiberio César, siendo Poncio Pilato gobernador de Judea, y Herodes tetrarca de Galilea, y su hermano Felipe tetrarca de la región de Iturea y Traconite, y Lisanias tetrarca de Abilinia,
2
durante el sumo sacerdocio de Anás y Caifás, vino la palabra de Dios a Juan, hijo de Zacarías, en el desierto.
3
Y él fue por toda la región contigua al Jordán, predicando un bautismo de arrepentimiento para el perdón de los pecados;
4
como está escrito en el libro de las palabras del profeta Isaías:
Voz del que clama en el desierto:
Preparad el camino del Señor,
haced derechas sus sendas.
5
Todo valle sera rellenado,
y todo monte y collado rebajado;
lo torcido se hara recto,
y las sendas asperas se volverán caminos llanos;
6
y toda carne vera la salvacion de Dios.”
7
Por eso, decía a las multitudes que acudían para que él las bautizara: ¡Camada de víboras! ¿Quién os enseñó a huir de la ira que vendrá?
8
Por tanto, dad frutos dignos de arrepentimiento;
y no comencéis a deciros a vosotros mismos: “Tenemos a Abraham por padre”, porque os digo que Dios puede levantar hijos a Abraham de estas piedras.
9
Y también el hacha ya está puesta a la raíz de los árboles;
por tanto, todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado al fuego.
10
Y las multitudes le preguntaban, diciendo: ¿Qué, pues, haremos?
11
Respondiendo él, les decía: El que tiene dos túnicas, comparta con el que no tiene;
y el que tiene qué comer, haga lo mismo.
12
Vinieron también unos recaudadores de impuestos para ser bautizados, y le dijeron: Maestro, ¿qué haremos?
13
Entonces él les respondió: No exijáis más de lo que se os ha ordenado.
14
También algunos soldados le preguntaban, diciendo: Y nosotros, ¿qué haremos? Y él les dijo: A nadie extorsionéis, ni a nadie acuséis falsamente, y contentaos con vuestro salario.
15
Como el pueblo estaba a la expectativa, y todos se preguntaban en sus corazones acerca de Juan, si no sería él el Cristo,
16
Juan respondió, diciendo a todos: Yo os bautizo con agua;
pero viene el que es más poderoso que yo;
a quien no soy digno de desatar la correa de sus sandalias;
El os bautizará con el Espíritu Santo y fuego.
17
El bieldo está en su mano para limpiar completamente su era y recoger el trigo en su granero;
pero quemará la paja en fuego inextinguible.
18
Y también con muchas otras exhortaciones Juan anunciaba las buenas nuevas al pueblo.
19
Pero Herodes el tetrarca, siendo reprendido por él por causa de Herodías, mujer de su hermano, y por todas las maldades que Herodes había hecho,
20
añadió además a todas ellas, ésta: que encerró a Juan en la cárcel.


Bautismo de Jesús

21
Y aconteció que cuando todo el pueblo era bautizado, Jesús también fue bautizado: y mientras El oraba, el cielo se abrió,
22
y el Espíritu Santo descendió sobre El en forma corporal, como una paloma, y vino una voz del cielo, que decía: Tú eres mi Hijo amado, en ti me he complacido.


Genealogía de Jesús

23
Y cuando comenzó su ministerio, Jesús mismo tenía unos treinta años, siendo, como se suponía, hijo de José, quien era hijo de Elí,
24
y Elí, de Matat;
Matat, de Leví;
Leví, de Melqui;
Melqui, de Jana;
Jana, de José;
25
José, de Matatías;
Matatías, de Amós;
Amós, de Nahúm;
Nahúm, de Esli;
Esli, de Nagai;
26
Nagai, de Maat;
Maat, de Matatías;
Matatías, de Semei;
Semei, de José;
José, de Judá;
27
Judá, de Joana;
Joana, de Resa;
Resa, de Zorobabel;
Zorobabel, de Salatiel;
Salatiel, de Neri;
28
Neri, de Melqui;
Melqui, de Adi;
Adi, de Cosam;
Cosam, de Elmodam;
Elmodam, de Er;
29
Er, de Josué;
Josué, de Eliezer;
Eliezer, de Jorim;
Jorim, de Matat;
Matat, de Leví;
30
Leví, de Simeón;
Simeón, de Judá;
Judá, de José;
José, de Jonán;
Jonán, de Eliaquim;
31
Eliaquim, de Melea;
Melea, de Mainán;
Mainán, de Matata;
Matata, de Natán;
Natán, de David;
32
David, de Isaí;
Isaí, de Obed;
Obed, de Booz;
Booz, de Salmón;
Salmón, de Naasón;
33
Naasón, de Aminadab;
Aminadab, de Admín;
Admín, de Aram;
Aram, de Esrom;
Esrom, de Fares;
Fares, de Judá;
34
Judá, de Jacob;
Jacob, de Isaac;
Isaac, de Abraham;
Abraham, de Taré;
Taré, de Nacor;
35
Nacor, de Serug;
Serug, de Ragau;
Ragau, de Peleg;
Peleg, de Heber;
Heber, de Sala;
36
Sala, de Cainán;
Cainán, de Arfaxad;
Arfaxad, de Sem;
Sem, de Noé;
Noé, de Lamec;
37
Lamec, de Matusalén;
Matusalén, de Enoc;
Enoc, de Jared;
Jared, de Mahalaleel;
Mahalaleel, de Cainán;
38
Cainán, de Enós;
Enós, de Set;
Set, de Adán;
y Adán, de Dios.