El día del juicio

1
He aquí, yo envío a mi mensajero, y él preparará el camino delante de mí.
Y vendrá de repente a su templo el Señor a quien vosotros buscáis;
y el mensajero del pacto en quien vosotros os complacéis, he aquí, vienedice el Señor de los ejércitos.
2
¿Pero quién podrá soportar el día de su venida? ¿Y quién podrá mantenerse en pie cuando El aparezca? Porque El es como fuego de fundidor y como jabón de lavanderos.
3
Y El se sentará como fundidor y purificador de plata, y purificará a los hijos de Leví y los acrisolará como a oro y como a plata, y serán los que presenten ofrendas en justicia al Señor.
4
Entonces será grata al Señor la ofrenda de Judá y de Jerusalén, como en los días de antaño y como en los años pasados.
5
Y me acercaré a vosotros para el juicio, y seré un testigo veloz contra los hechiceros, contra los adúlteros, contra los que juran en falso y contra los que oprimen al jornalero en su salario, a la viuda y al huérfano, contra los que niegan el derecho del extranjero y los que no me temendice el Señor de los ejércitos.
6
Porque yo, el Señor, no cambio;
por eso vosotros, oh hijos de Jacob, no habéis sido consumidos.


El pago de los diezmos

7
Desde los días de vuestros padres os habéis apartado de mis estatutos y no los habéis guardado.
Volved a mí y yo volveré a vosotrosdice el Señor de los ejércitos.
Pero decís: “¿Cómo hemos de volver?”
8
¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me estáis robando.
Pero decís: “¿En qué te hemos robado?” En los diezmos y en las ofrendas.
9
Con maldición estáis malditos, porque vosotros, la nación entera, me estáis robando.
10
Traed todo el diezmo al alfolí, para que haya alimento en mi casa;
y ponedme ahora a prueba en estodice el Señor de los ejércitos— si no os abriré las ventanas del cielo, y derramaré para vosotros bendición hasta que sobreabunde.
11
Por vosotros reprenderé al devorador, para que no os destruya los frutos del suelo;
ni vuestra vid en el campo será estérildice el Señor de los ejércitos.
12
Y todas las naciones os llamarán bienaventurados, porque seréis una tierra de deliciasdice el Señor de los ejércitos.


El justo y el injusto

13
Vuestras palabras han sido duras contra mí —dice el Señor—.
Pero decís: “¿Qué hemos hablado contra ti?”
14
Habéis dicho: “En vano es servir a Dios.
¿Qué provecho hay en que guardemos sus ordenanzas y en que andemos de duelo delante del Señor de los ejércitos?
15
“Por eso ahora llamamos bienaventurados a los soberbios.
No sólo prosperan los que hacen el mal, sino que también ponen a prueba a Dios y escapan impunes.”
16
Entonces los que temían al Señor se hablaron unos a otros, y el Señor prestó atención y escuchó, y fue escrito delante de El un libro memorial para los que temen al Señor y para los que estiman su nombre.
17
Y ellos serán míosdice el Señor de los ejércitos— el día en que yo prepare mi tesoro especial, y los perdonaré como un hombre perdona al hijo que le sirve.
18
Entonces volveréis a distinguir entre el justo y el impío, entre el que sirve a Dios y el que no le sirve.