Reinado futuro del Señor

1
Y sucederá en los últimos días
que el monte de la casa del Señor
será establecido como cabeza de los montes;
se elevará sobre las colinas,
y afluirán a él los pueblos.
2
Vendrán muchas naciones y dirán:
Venid y subamos al monte del Señor,
a la casa del Dios de Jacob,
para que El nos instruya en sus caminos,
y nosotros andemos en sus sendas.
Porque de Sion saldrá la ley,
y de Jerusalén la palabra del Señor.
3
El juzgará entre muchos pueblos,
y enjuiciará a naciones poderosas y lejanas;
entonces forjarán sus espadas en rejas de arado
y sus lanzas en podaderas.
No alzará espada nación contra nación,
ni se adiestrarán más para la guerra.
4
Cada uno se sentará bajo su parra
y bajo su higuera,
y no habrá quien los atemorice,
porque la boca del Señor de los ejércitos ha hablado.
5
Aunque todos los pueblos anden
cada uno en el nombre de su dios,
nosotros andaremos
en el nombre del Señor nuestro Dios para siempre jamás.
6
En aquel díadeclara el Señor
reuniré a la coja
y recogeré a la perseguida,
a las que yo había maltratado.
7
Haré de la coja un remanente,
y de la perseguida una nación fuerte.
Y el Señor reinará sobre ellos en el monte de Sion
desde ahora y para siempre.
8
Y tú, torre del rebaño,
colina de la hija de Sion,
hasta ti vendrá,
vendrá el antiguo dominio,
el reino de la hija de Jerusalén.
9
Ahora, ¿por qué gritas tan fuerte?
¿No hay rey en ti?
¿Ha perecido tu consejero,
que el dolor te aflige como a mujer de parto?
10
Retuércete y gime,
hija de Sion,
como mujer de parto,
porque ahora saldrás de la ciudad
y habitarás en el campo,
e irás hasta Babilonia.
Allí serás rescatada,
allí te redimirá el Señor
de la mano de tus enemigos.
11
Pero ahora se han juntado contra ti muchas naciones,
que dicen: “Sea profanada,
y que se deleiten en Sion nuestros ojos.”
12
Mas ellos no conocen los pensamientos del Señor,
ni comprenden su propósito,
porque los ha recogido como gavillas en la era.
13
Levántate y trilla, hija de Sion,
pues yo haré tu cuerno de hierro
y haré tus pezuñas de bronce,
para que desmenuces a muchos pueblos,
para que consagres al Señor su injusta ganancia,
y sus riquezas al Señor de toda la tierra.