Jesús denuncia a los escribas y fariseos

1
Entonces Jesús habló a la muchedumbre y a sus discípulos,
2
diciendo: Los escribas y los fariseos se han sentado en la cátedra de Moisés.
3
De modo que haced y observad todo lo que os digan;
pero no hagáis conforme a sus obras, porque ellos dicen y no hacen.
4
Atan cargas pesadas y difíciles de llevar, y las ponen sobre las espaldas de los hombres, pero ellos ni con un dedo quieren moverlas.
5
Sino que hacen todas sus obras para ser vistos por los hombres;
pues ensanchan sus filacterias y alargan los flecos de sus mantos;
6
aman el lugar de honor en los banquetes y los primeros asientos en las sinagogas,
7
y los saludos respetuosos en las plazas y ser llamados por los hombres Rabí.
8
Pero vosotros no dejéis que os llamen Rabí;
porque uno es vuestro Maestro y todos vosotros sois hermanos.
9
Y no llaméis a nadie padre vuestro en la tierra, porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos.
10
Ni dejéis que os llamen preceptores;
porque uno es vuestro Preceptor, Cristo.
11
Pero el mayor de vosotros será vuestro servidor.
12
Y cualquiera que se ensalce, será humillado, y cualquiera que se humille, será ensalzado.


Ocho ayes contra los escribas y fariseos

13
Pero, ¡ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque cerráis el reino de los cielos delante de los hombres, pues ni vosotros entráis, ni dejáis entrar a los que están entrando.
14
¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque devoráis las casas de las viudas, aun cuando por pretexto hacéis largas oraciones;
por eso recibiréis mayor condenación.
15
¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque recorréis el mar y la tierra para hacer un prosélito, y cuando llega a serlo, lo hacéis hijo del infierno dos veces más que vosotros.
16
¡Ay de vosotros, guías ciegos!, que decís: “No es nada el que alguno jure por el templo;
pero el que jura por el oro del templo, contrae obligación.”
17
¡Insensatos y ciegos!, porque ¿qué es más importante: el oro, o el templo que santificó el oro?
18
También decís: “No es nada el que alguno jure por el altar;
pero el que jura por la ofrenda que está sobre él, contrae obligación.”
19
¡Ciegos!, porque ¿qué es más importante: la ofrenda, o el altar que santifica la ofrenda?
20
Por eso, el que jura por el altar, jura por él y por todo lo que está sobre él;
21
y el que jura por el templo, jura por él y por el que en él habita;
22
y el que jura por el cielo, jura por el trono de Dios y por el que está sentado en él.
23
¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque pagáis el diezmo de la menta, del eneldo y del comino, y habéis descuidado los preceptos de más peso de la ley: la justicia, la misericordia y la fidelidad;
y éstas son las cosas que debíais haber hecho, sin descuidar aquéllas.
24
¡Guías ciegos, que coláis el mosquito y os tragáis el camello!
25
¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque limpiáis el exterior del vaso y del plato, pero por dentro están llenos de robo y de desenfreno.
26
¡Fariseo ciego! Limpia primero lo de adentro del vaso y del plato, para que lo de afuera también quede limpio.
27
¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera lucen hermosos, pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia.
28
Así también vosotros, por fuera parecéis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía y de iniquidad.
29
¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque edificáis los sepulcros de los profetas y adornáis los monumentos de los justos,
30
y decís: “Si nosotros hubiéramos vivido en los días de nuestros padres, no hubiéramos sido sus cómplices en derramar la sangre de los profetas.”
31
Así que dais testimonio en contra de vosotros mismos, que sois hijos de los que asesinaron a los profetas.
32
Llenad, pues, la medida de la culpa de vuestros padres.
33
¡Serpientes! ¡Camada de víboras! ¿Cómo escaparéis del juicio del infierno?
34
Por tanto, mirad, yo os envío profetas, sabios y escribas: de ellos, a unos los mataréis y crucificaréis, y a otros los azotaréis en vuestras sinagogas y los perseguiréis de ciudad en ciudad,
35
para que recaiga sobre vosotros la culpa de toda la sangre justa derramada sobre la tierra, desde la sangre del justo Abel hasta la sangre de Zacarías, hijo de Berequías, a quien asesinasteis entre el templo y el altar.
36
En verdad os digo que todo esto vendrá sobre esta generación.


Lamentación sobre Jerusalén

37
¡Jerusalén, Jerusalén, la que mata a los profetas y apedrea a los que son enviados a ella! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus pollitos debajo de sus alas, y no quisiste!
38
He aquí, vuestra casa se os deja desierta.
39
Porque os digo que desde ahora en adelante no me veréis más hasta que digáis: “Bendito el que viene en el nombre del Señor.”