Conspiración contra Nehemías

1
Y aconteció que cuando se les informó a Sanbalat, a Tobías, a Gesem el árabe y a los demás enemigos nuestros que yo había reedificado la muralla y que no quedaba ninguna brecha en ella, aunque en aquel tiempo yo no había asentado todavía las hojas en las puertas,
2
Sanbalat y Gesem me enviaron un mensaje, diciendo: Ven, reunámonos en Quefirim en el llano de Ono.
Pero ellos tramaban hacerme daño.
3
Y les envié mensajeros, diciendo: Yo estoy haciendo una gran obra y no puedo descender.
¿Por qué ha de detenerse la obra mientras la dejo y desciendo a vosotros?
4
Y cuatro veces me enviaron mensajes en la misma forma, y yo les respondí de la misma manera.
5
Entonces Sanbalat me envió su siervo en la misma forma por quinta vez, con una carta abierta en su mano.
6
En ella estaba escrito: Se ha oído entre las naciones, y Gasmu dice, que tú y los judíos estáis tramando rebelaros;
por eso reedificas la muralla.
Y según estos informes tú vas a ser su rey.
7
También has puesto profetas para anunciar en Jerusalén en cuanto a ti: “Un rey está en Judá.” Y ahora llegarán a oídos del rey estos informes.
Ahora pues, ven, consultemos juntos.
8
Entonces le envié un mensaje, diciendo: No han sucedido esas cosas que tú dices, sino que las estás inventando en tu corazón.
9
Porque todos ellos querían amedrentarnos, pensando: Ellos se desanimarán con la obra y no será hecha.
Pero ahora, oh Dios, fortalece mis manos.
10
Cuando entré yo en casa de Semaías, hijo de Delaía, hijo de Mehetabel, que estaba encerrado allí, él dijo: Reunámonos en la casa de Dios, dentro del templo, y cerremos las puertas del templo, porque vienen a matarte, vienen de noche a matarte.
11
Pero yo dije: ¿Huir un hombre como yo? ¿Acaso uno como yo entraría al templo para salvar su vida? No entraré.
12
Entonces me di cuenta de que ciertamente Dios no lo había enviado, sino que había dicho su profecía contraporque Tobías y Sanbalat le habían pagado.
13
Le pagaron por esta razón, para que yo me atemorizara y obrara de esa manera y pecara, y ellos tuvieran un mal informe de mí y pudieran reprocharme.
14
Acuérdate, Dios mío, de Tobías y de Sanbalat conforme a estas obras suyas, también de la profetisa Noadías y de los demás profetas que estaban atemorizándome.
15
La muralla fue terminada el veinticinco del mes de Elul, en cincuenta y dos días.
16
Y aconteció que cuando se enteraron todos nuestros enemigos y lo vieron todas las naciones que estaban alrededor nuestro, desfalleció su ánimo;
porque reconocieron que esta obra había sido hecha con la ayuda de nuestro Dios.
17
También en aquellos días iban muchas cartas de los nobles de Judá a Tobías, y de Tobías venían cartas a ellos.
18
Porque muchos en Judá estaban unidos a él bajo juramento porque él era yerno de Secanías, hijo de Ara, y su hijo Johanán se había casado con la hija de Mesulam, hijo de Berequías.
19
Además, hablaban de sus buenas obras en mi presencia y a él le informaban de mis palabras.
Y Tobías me enviaba cartas para atemorizarme.