La rebelión de Coré

1
Y se rebeló Coré, hijo de Izhar, hijo de Coat, hijo de Leví, con Datán y Abiram, hijos de Eliab, y On, hijo de Pelet, hijos de Rubén,
2
y se alzaron contra Moisés, junto con algunos de los hijos de Israel, doscientos cincuenta jefes de la congregación, escogidos en la asamblea, hombres de renombre.
3
Y se juntaron contra Moisés y Aarón, y les dijeron: ¡Basta ya de vosotros! Porque toda la congregación, todos ellos son santos, y el Señor está en medio de ellos.
¿Por qué, entonces, os levantáis por encima de la asamblea del Señor?
4
Cuando Moisés escuchó esto, cayó sobre su rostro;
5
y habló a Coré y a todo su grupo, diciendo: Mañana temprano el Señor mostrará quién es de El, y quién es santo, y lo acercará a sí;
aquel a quien El escoja, lo acercará a sí.
6
Haced esto, Coré y todo vuestro grupo: tomad incensarios para vosotros,
7
y poned fuego en ellos, y echad incienso sobre ellos mañana en la presencia del Señor;
y el hombre a quien el Señor escoja será el que es santo.
¡Basta ya de vosotros, hijos de Leví!
8
Entonces Moisés dijo a Coré: Oíd ahora, hijos de Leví.
9
¿No os es suficiente que el Dios de Israel os haya separado del resto de la congregación de Israel, para acercaros a sí, a fin de cumplir el ministerio del tabernáculo del Señor, y para estar ante la congregación para ministrarles,
10
y que se te ha acercado a ti, Coré, y a todos tus hermanos, hijos de Leví, contigo? ¿Y pretendéis también el sacerdocio?
11
Por tanto, tú y toda tu compañía os habéis juntado contra el Señor;
pues en cuanto a Aarón, ¿quién es él para que murmuréis contra él?
12
Entonces Moisés mandó llamar a Datán y a Abiram, hijos de Eliab, pero ellos dijeron: No iremos.
13
¿No es suficiente que nos hayas sacado de una tierra que mana leche y miel para que muramos en el desierto, sino que también quieras enseñorearte sobre nosotros?
14
En verdad, tú no nos has traído a una tierra que mana leche y miel, ni nos has dado herencia de campos y viñas.
¿Les sacarías los ojos a estos hombres? ¡No iremos!
15
Moisés se enojó mucho y dijo al Señor: ¡No aceptes su ofrenda! No he tomado de ellos ni un solo asno, ni le he hecho daño a ninguno de ellos.
16
Y dijo Moisés a Coré: Tú y toda tu compañía presentaos mañana delante del Señor;
tú, ellos y Aarón.
17
Cada uno de vosotros tome su incensario y ponga incienso en él, y cada uno de vosotros traiga su incensario delante del Señor, doscientos cincuenta incensarios;
también, y Aarón, cada uno traiga su incensario.
18
Y cada uno tomó su incensario y puso fuego en él, y echó incienso en él;
y se pusieron a la puerta de la tienda de reunión con Moisés y Aarón.
19
Así reunió Coré a toda la congregación en contra de ellos a la puerta de la tienda de reunión, y la gloria del Señor apareció a toda la congregación.


Castigo de Coré, sus compañeros y sus familias

20
Entonces el Señor habló a Moisés y a Aarón, diciendo:
21
Apartaos de entre esta congregación, para que yo la destruya en un instante.
22
Pero ellos cayeron sobre sus rostros, y dijeron: Oh Dios, Dios de los espíritus de toda carne, cuando un hombre peque, ¿te enojarás con toda la congregación?
23
Entonces respondió el Señor a Moisés, diciendo:
24
Habla a la congregación, y diles: “Alejaos de los alrededores de las tiendas de Coré, Datán y Abiram.”
25
Entonces se levantó Moisés y fue a Datán y a Abiram, y le seguían los ancianos de Israel,
26
y habló a la congregación, diciendo: Apartaos ahora de las tiendas de estos malvados, y no toquéis nada que les pertenezca, no sea que perezcáis con todo su pecado.
27
Se retiraron, pues, de los alrededores de las tiendas de Coré, Datán y Abiram;
y Datán y Abiram salieron y se pusieron a la puerta de sus tiendas, junto con sus mujeres, sus hijos y sus pequeños.
28
Y Moisés dijo: En esto conoceréis que el Señor me ha enviado para hacer todas estas obras, y que no es iniciativa mía:
29
si éstos mueren como mueren todos los hombres o si sufren la suerte de todos los hombres, entonces el Señor no me envió.
30
Pero si el Señor hace algo enteramente nuevo y la tierra abre su boca y los traga con todo lo que les pertenece, y descienden vivos al Seol, entonces sabréis que estos hombres han menospreciado al Señor.
31
Y aconteció que cuando terminó de hablar todas estas palabras, la tierra debajo de ellos se partió,
32
y la tierra abrió su boca y se los tragó, a ellos y a sus casas y a todos los hombres de Coré con todos sus bienes.
33
Ellos y todo lo que les pertenecía descendieron vivos al Seol;
y la tierra los cubrió y perecieron de en medio de la asamblea.
34
Y todos los israelitas que estaban alrededor de ellos huyeron a sus gritos, pues decían: ¡No sea que la tierra nos trague!
35
Salió también fuego del Señor y consumió a los doscientos cincuenta hombres que ofrecían el incienso.
36
Entonces habló el Señor a Moisés, diciendo:
37
Di a Eleazar, hijo del sacerdote Aarón, que levante los incensarios de en medio de la hoguera, pues son santos;
y esparce allí las brasas.
38
En cuanto a los incensarios de estos que han pecado a costa de sus vidas, que se hagan de ellos láminas batidas para cubrir el altar, puesto que los presentaron ante el Señor y son santos;
y serán por señal a los hijos de Israel.
39
El sacerdote Eleazar tomó los incensarios de bronce que habían presentado los que fueron quemados, y a martillo los hicieron una cubierta para el altar,
40
como recordatorio para los hijos de Israel de que ningún laico, que no fuera descendiente de Aarón, debería acercarse a quemar incienso delante del Señor, para que no le sucediera como a Coré y a su grupo, tal como el Señor se lo había dicho por medio de Moisés.


Plaga mortal por causa de las quejas del pueblo

41
Pero al día siguiente, toda la congregación de los hijos de Israel murmuró contra Moisés y Aarón, diciendo: Vosotros sois los que habéis sido la causa de la muerte del pueblo del Señor.
42
Sucedió, sin embargo, que cuando la congregación se había juntado contra Moisés y Aarón, se volvieron hacia la tienda de reunión, y he aquí, la nube la cubría y la gloria del Señor apareció.
43
Y Moisés y Aarón fueron al frente de la tienda de reunión,
44
y el Señor habló a Moisés, diciendo:
45
Apartaos de en medio de esta congregación, para que yo la destruya en un instante.
Entonces ellos cayeron sobre sus rostros.
46
Y Moisés le dijo a Aarón: Toma tu incensario y pon en él fuego del altar, y echa incienso en él;
tráelo entonces pronto a la congregación y haz expiación por ellos, porque la ira ha salido de parte del Señor.
¡La plaga ha comenzado!
47
Aarón lo tomó como Moisés le había dicho, y corrió hacia el medio de la asamblea, pues he aquí que la plaga ya había comenzado entre el pueblo.
Y echó el incienso e hizo expiación por el pueblo.
48
Y se colocó entre los muertos y los vivos, y la plaga se detuvo.
49
Y los que murieron a causa de la plaga fueron catorce mil setecientos, sin contar los que murieron por causa de Coré.
50
Después Aarón regresó a Moisés a la puerta de la tienda de reunión, pues la plaga había sido detenida.