Dios da al pueblo agua de una roca

1
Los hijos de Israel, toda la congregación, llegaron al desierto de Zin en el mes primero;
y el pueblo se quedó en Cades.
Allí murió Miriam y allí la sepultaron.
2
Y no había agua para la congregación;
y se juntaron contra Moisés y Aarón.
3
El pueblo contendió con Moisés y le habló, diciendo: ¡Ojalá hubiéramos perecido cuando nuestros hermanos murieron delante del Señor!
4
¿Por qué, pues, has traído al pueblo del Señor a este desierto, para que nosotros y nuestros animales muramos aquí?
5
¿Y por qué nos hiciste subir de Egipto, para traernos a este miserable lugar? No es lugar de sementeras, ni de higueras, ni de viñas, ni de granados, ni aun hay agua para beber.
6
Entonces Moisés y Aarón fueron de delante de la asamblea a la puerta de la tienda de reunión, y se postraron sobre sus rostros;
y se les apareció la gloria del Señor.
7
Y habló el Señor a Moisés, diciendo:
8
Toma la vara y reúne a la congregación, tú y tu hermano Aarón, y hablad a la peña a la vista de ellos, para que la peña dé su agua.
Así sacarás para ellos agua de la peña, y beban la congregación y sus animales.
9
Tomó Moisés la vara de la presencia del Señor, tal como El se lo había ordenado;
10
y Moisés y Aarón reunieron al pueblo ante la peña.
Y él les dijo: Oíd, ahora, rebeldes.
¿Sacaremos agua de esta peña para vosotros?
11
Entonces Moisés levantó su mano y golpeó la peña dos veces con su vara, y brotó agua en abundancia, y bebió el pueblo y sus animales.
12
Y el Señor dijo a Moisés y a Aarón: Porque vosotros no me creísteis a fin de tratarme como santo ante los ojos de los hijos de Israel, por tanto no conduciréis a este pueblo a la tierra que les he dado.
13
Aquellas fueron las aguas de Meriba porque los hijos de Israel contendieron con el Señor, y El manifestó su santidad entre ellos.


Edom rehúsa el paso a Israel

14
Moisés envió mensajeros desde Cades al rey de Edom, diciendo: Así ha dicho tu hermano Israel: “Tú sabes todas las dificultades que nos han sobrevenido;
15
que nuestros padres descendieron a Egipto, y estuvimos por largo tiempo en Egipto, y los egipcios nos maltrataron a nosotros y a nuestros padres.
16
Pero cuando clamamos al Señor, El oyó nuestra voz y envió un ángel y nos sacó de Egipto.
Ahora, mira, estamos en Cades, un pueblo de la frontera de tu territorio.
17
Permítenos, por favor, pasar por tu tierra.
No pasaremos por campo labrado ni por viñedo;
ni siquiera beberemos agua de pozo.
Iremos por el camino real, sin volver a la derecha ni a la izquierda hasta que crucemos tu territorio.”
18
Pero, Edom le respondió: Tú no pasarás por mi tierra;
para que no salga yo con espada a tu encuentro.
19
Entonces los hijos de Israel le contestaron: Iremos por el camino principal, y si yo y mi ganado bebemos de tu agua, entonces te pagaré su precio.
Solamente déjame pasar a pie, nada más.
20
Pero él dijo: Tú no pasarás.
Y Edom salió a su encuentro con mucha gente y con mano fuerte.
21
Rehusó, pues, Edom dejar pasar a Israel por su territorio, así que Israel tuvo que desviarse de él.


Muerte de Aarón

22
Partiendo de Cades los hijos de Israel, toda la congregación, llegaron al monte Hor.
23
Y habló el Señor a Moisés y a Aarón en el monte Hor, en la frontera de la tierra de Edom, diciendo:
24
Aarón será reunido a su pueblo, pues no entrará a la tierra que yo he dado a los hijos de Israel, porque vosotros os rebelasteis contra mi orden en las aguas de Meriba.
25
Toma a Aarón y a su hijo Eleazar y tráelos al monte Hor;
26
y quita a Aarón sus vestidos y ponlos sobre su hijo Eleazar.
Entonces Aarón será reunido a su pueblo, y morirá allí.
27
Moisés hizo tal como el Señor le ordenó, y subieron al monte Hor ante los ojos de toda la congregación.
28
Y después que Moisés le quitó a Aarón sus vestidos y se los puso a su hijo Eleazar, Aarón murió allí sobre la cumbre del monte, y Moisés y Eleazar descendieron del monte.
29
Cuando toda la congregación vio que Aarón había muerto, toda la casa de Israel lloró a Aarón por treinta días.