Humillación y exaltación de Cristo

1
Por tanto, si hay algún estímulo en Cristo, si hay algún consuelo de amor, si hay alguna comunión del Espíritu, si algún afecto y compasión,
2
haced completo mi gozo, siendo del mismo sentir, conservando el mismo amor, unidos en espíritu, dedicados a un mismo propósito.
3
Nada hagáis por egoísmo o por vanagloria, sino que con actitud humilde cada uno de vosotros considere al otro como más importante que a sí mismo,
4
no buscando cada uno sus propios intereses, sino más bien los intereses de los demás.
5
Haya, pues, en vosotros esta actitud que hubo también en Cristo Jesús,
6
el cual, aunque existía en forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse,
7
sino que se despojó a sí mismo tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres.
8
Y hallándose en forma de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.
9
Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le confirió el nombre que es sobre todo nombre,
10
para que al nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en el cielo, y en la tierra, y debajo de la tierra,
11
y toda lengua confiese que Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre.


Exhortación a la obediencia

12
Así que, amados míos, tal como siempre habéis obedecido, no sólo en mi presencia, sino ahora mucho más en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor;
13
porque Dios es quien obra en vosotros tanto el querer como el hacer, para su beneplácito.
14
Haced todas las cosas sin murmuraciones ni discusiones,
15
para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin tacha en medio de una generación torcida y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo,
16
sosteniendo firmemente la palabra de vida, a fin de que yo tenga motivo para gloriarme en el día de Cristo, ya que no habré corrido en vano ni habré trabajado en vano.
17
Pero aunque yo sea derramado como libación sobre el sacrificio y servicio de vuestra fe, me regocijo y comparto mi gozo con todos vosotros.
18
Y también vosotros, os ruego, regocijaos de la misma manera, y compartid vuestro gozo conmigo.


Timoteo y Epafrodito, soldados fieles

19
Mas espero en el Señor Jesús enviaros pronto a Timoteo, a fin de que yo también sea alentado al saber de vuestra condición.
20
Pues a nadie más tengo del mismo sentir mío y que esté sinceramente interesado en vuestro bienestar.
21
Porque todos buscan sus propios intereses, no los de Cristo Jesús.
22
Pero vosotros conocéis sus probados méritos, que sirvió conmigo en la propagación del evangelio como un hijo sirve a su padre.
23
Por tanto, a éste espero enviarlo inmediatamente tan pronto vea cómo van las cosas conmigo;
24
y confío en el Señor que también yo mismo iré pronto.
25
Pero creí necesario enviaros a Epafrodito, mi hermano, colaborador y compañero de milicia, quien también es vuestro mensajero y servidor para mis necesidades;
26
porque él os añoraba a todos vosotros, y estaba angustiado porque habíais oído que se había enfermado.
27
Pues en verdad estuvo enfermo, a punto de morir;
pero Dios tuvo misericordia de él, y no sólo de él, sino también de mí, para que yo no tuviera tristeza sobre tristeza.
28
Así que lo he enviado con mayor solicitud, para que al verlo de nuevo, os regocijéis y yo esté más tranquilo en cuanto a vosotros.
29
Recibidlo, pues, en el Señor con todo gozo, y tened en alta estima a los que son como él;
30
porque estuvo al borde de la muerte por la obra de Cristo, arriesgando su vida para completar lo que faltaba en vuestro servicio hacia mí.