Comparaciones y lecciones morales

1
También éstos son proverbios de Salomón, que transcribieron los hombres de Ezequías, rey de Judá:
2
Es gloria de Dios encubrir una cosa,
pero la gloria de los reyes es investigar un asunto.
3
Como la altura de los cielos y la profundidad de la tierra,
así es el corazón de los reyes, inescrutable.
4
Quita la escoria de la plata,
y saldrá un vaso para el orfebre;
5
quita al malo de delante del rey,
y su trono se afianzará en la justicia.
6
No hagas ostentación ante el rey,
y no te pongas en el lugar de los grandes;
7
porque es mejor que te digan: Sube acá,
a que te humillen delante del príncipe
a quien tus ojos han visto.
8
No te apresures a litigar;
pues ¿qué harás al final,
cuando tu prójimo te avergüence?
9
Discute tu caso con tu prójimo
y no descubras el secreto de otro,
10
no sea que te reproche el que lo oiga
y tu mala fama no se acabe.
11
Como manzanas de oro en engastes de plata
es la palabra dicha a su tiempo.
12
Como pendiente de oro y adorno de oro fino
es el sabio que reprende al oído atento.
13
Como frescura de nieve en tiempo de la siega
es el mensajero fiel para los que lo envían,
porque refresca el alma de sus señores.
14
Como las nubes y el viento sin lluvia
es el hombre que se jacta falsamente de sus dones.
15
Con la mucha paciencia se persuade al príncipe,
y la lengua suave quebranta los huesos.
16
¿Has hallado miel? Come sólo lo que necesites,
no sea que te hartes y la vomites.
17
No frecuente tu pie la casa de tu vecino,
no sea que él se hastíe de ti y te aborrezca.
18
Como maza y espada y aguda saeta
es el hombre que levanta falso testimonio contra su prójimo.
19
Como diente malo y pie que resbala
es la confianza en el hombre pérfido en tiempo de angustia.
20
Como el que se quita la ropa en día de frío, o como el vinagre sobre la lejía,
es el que canta canciones a un corazón afligido.
21
Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer pan,
y si tiene sed, dale de beber agua;
22
porque así amontonarás brasas sobre su cabeza,
y el Señor te recompensará.
23
El viento del norte trae la lluvia,
y la lengua murmuradora, el semblante airado.
24
Mejor es vivir en un rincón del terrado
que en una casa con mujer rencillosa.
25
Como agua fría para el alma sedienta,
así son las buenas nuevas de una tierra lejana.
26
Como manantial hollado y pozo contaminado
es el justo que cede ante el impío.
27
No es bueno comer mucha miel,
ni el buscar la propia gloria es gloria.
28
Como ciudad invadida y sin murallas
es el hombre que no domina su espíritu.