Artimañas de la ramera

1
Hijo mío, guarda mis palabras,
y atesora mis mandamientos contigo.
2
Guarda mis mandamientos y vivirás,
y mi enseñanza como la niña de tus ojos.
3
Atalos a tus dedos,
escríbelos en la tabla de tu corazón.
4
Di a la sabiduría: Tú eres mi hermana,
y llama a la inteligencia tu mejor amiga,
5
para que te guarden de la mujer extraña,
de la desconocida que lisonjea con sus palabras.
6
Porque desde la ventana de mi casa
miraba por la celosía,
7
y vi entre los simples,
distinguí entre los muchachos
a un joven falto de juicio,
8
pasando por la calle cerca de su esquina;
iba camino de su casa,
9
al atardecer, al anochecer,
en medio de la noche y la oscuridad.
10
Y he aquí, una mujer le sale al encuentro,
vestida como ramera y astuta de corazón.
11
Es alborotadora y rebelde,
sus pies no permanecen en casa;
12
está ya en las calles, ya en las plazas,
y acecha por todas las esquinas.
13
Y lo agarra y lo besa,
y descarada le dice:
14
Tenía que ofrecer ofrendas de paz,
y hoy he cumplido mis votos;
15
por eso he salido a encontrarte,
buscando tu rostro con ansiedad, y te he hallado.
16
He tendido mi lecho con colchas,
con linos de Egipto en colores;
17
he rociado mi cama
con mirra, áloes y canela.
18
Ven, embriaguémonos de amor hasta la mañana,
deleitémonos con caricias.
19
Porque mi marido no está en casa,
se ha ido a un largo viaje;
20
se ha llevado en la mano la bolsa del dinero,
volverá a casa para la luna llena.
21
Con sus palabras persuasivas lo atrae,
lo seduce con sus labios lisonjeros.
22
Al instante la sigue,
como va el buey al matadero,
o como uno en grillos al castigo de un necio,
23
hasta que una flecha le traspasa el hígado;
como el ave que se precipita en la trampa,
y no sabe que esto le costará la vida.
24
Ahora pues, hijos míos, escuchadme,
y prestad atención a las palabras de mi boca.
25
No se desvíe tu corazón hacia sus caminos,
no te extravíes en sus sendas.
26
Porque muchas son las víctimas derribadas por ella,
y numerosos los que ha matado.
27
Su casa es el camino al Seol,
que desciende a las cámaras de la muerte.