El Señor da autoridad al Rey
Salmo de David.


1
Dice el Señor a mi Señor:
Siéntate a mi diestra,
hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.
2
El Señor extenderá desde Sion tu poderoso cetro, diciendo:
Domina en medio de tus enemigos.
3
Tu pueblo se ofrecerá voluntariamente en el día de tu poder;
en el esplendor de la santidad, desde el seno de la aurora;
tu juventud es para ti como el rocío.
4
El Señor ha jurado y no se retractará:
eres sacerdote para siempre
según el orden de Melquisedec.
5
El Señor está a tu diestra;
quebrantará reyes en el día de su ira.
6
Juzgará entre las naciones,
las llenará de cadáveres,
quebrantará cabezas sobre la ancha tierra.
7
Beberá del arroyo en el camino;
por tanto El levantará la cabeza.