La gloria del Señor y la dignidad del hombre
Para el director del coro;
sobre Gitit.
Salmo de David.


1
¡Oh Señor, Señor nuestro,
cuán glorioso es tu nombre en toda la tierra,
que has desplegado tu gloria sobre los cielos!
2
Por boca de los infantes y de los niños de pecho has establecido tu fortaleza,
por causa de tus adversarios,
para hacer cesar al enemigo y al vengativo.
3
Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos,
la luna y las estrellas que tú has establecido,
4
digo: ¿Qué es el hombre para que de él te acuerdes,
y el hijo del hombre para que lo cuides?
5
¡Sin embargo, lo has hecho un poco menor que los ángeles,
y lo coronas de gloria y majestad!
6
Tú le haces señorear sobre las obras de tus manos;
todo lo has puesto bajo sus pies:
7
ovejas y bueyes, todos ellos,
y también las bestias del campo,
8
las aves de los cielos y los peces del mar,
cuanto atraviesa las sendas de los mares.
9
¡Oh Señor, Señor nuestro,
cuán glorioso es tu nombre en toda la tierra!