Seguridad del que confía en el Señor

1
El que habita al abrigo del Altísimo
morará a la sombra del Omnipotente.
2
Diré yo al Señor: Refugio mío y fortaleza mía,
mi Dios, en quien confío.
3
Porque El te libra del lazo del cazador
y de la pestilencia mortal.
4
Con sus plumas te cubre,
y bajo sus alas hallas refugio;
escudo y baluarte es su fidelidad.
5
No temerás el terror de la noche,
ni la flecha que vuela de día,
6
ni la pestilencia que anda en tinieblas,
ni la destrucción que hace estragos en medio del día.
7
Aunque caigan mil a tu lado
y diez mil a tu diestra,
a ti no se acercará.
8
Con tus ojos mirarás
y verás la paga de los impíos.
9
Porque has puesto al Señor, que es mi refugio,
al Altísimo, por tu habitación.
10
No te sucederá ningún mal,
ni plaga se acercará a tu morada.
11
Pues El dará órdenes a sus ángeles acerca de ti,
para que te guarden en todos tus caminos.
12
En sus manos te llevarán,
para que tu pie no tropiece en piedra.
13
Sobre el león y la cobra pisarás;
hollarás al cachorro de león y a la serpiente.
14
Porque en mí ha puesto su amor, yo entonces lo libraré;
lo exaltaré, porque ha conocido mi nombre.
15
Me invocará, y le responderé;
yo estaré con él en la angustia;
lo rescataré y lo honraré;
16
lo saciaré de larga vida,
y le haré ver mi salvación.