Rut pide a Booz que sirva de redentor

1
Después su suegra Noemí le dijo: Hija mía, ¿no he de buscar seguridad para ti, para que te vaya bien?
2
Ahora pues, ¿no es Booz nuestro pariente, con cuyas criadas estabas? He aquí, él avienta cebada en la era esta noche.
3
Lávate, pues, úngete y ponte tu mejor vestido y baja a la era;
pero no te des a conocer al hombre hasta que haya acabado de comer y beber.
4
Y sucederá que cuando él se acueste, notarás el lugar donde se acuesta;
irás, descubrirás sus pies y te acostarás;
entonces él te dirá lo que debes hacer.
5
Y ella le respondió: Todo lo que me dices, haré.
6
Descendió, pues, a la era e hizo todo lo que su suegra le había mandado.
7
Cuando Booz hubo comido y bebido, y su corazón estaba contento, fue a acostarse al pie del montón de grano;
y ella vino calladamente, descubrió sus pies y se acostó.
8
Y sucedió que a medianoche el hombre se asustó, se volvió, y he aquí que una mujer estaba acostada a sus pies.
9
Y él dijo: ¿Quién eres? Y ella respondió: Soy Rut, tu sierva.
Extiende, pues, tu manto sobre tu sierva, por cuanto eres pariente cercano.
10
Entonces él dijo: Bendita seas del Señor, hija mía.
Has hecho tu última bondad mejor que la primera, al no ir en pos de los jóvenes, ya sean pobres o ricos.
11
Ahora hija mía, no temas.
Haré por ti todo lo que me pidas, pues todo mi pueblo en la ciudad sabe que eres una mujer virtuosa.
12
Ahora bien, es verdad que soy pariente cercano, pero hay un pariente más cercano que yo.
13
Quédate esta noche, y cuando venga la mañana, si él quiere redimirte, bien, que te redima.
Pero si no quiere redimirte, entonces yo te redimiré, vive el Señor.
Acuéstate hasta la mañana.
14
Y ella se acostó a sus pies hasta la mañana, y se levantó antes que una persona pudiera reconocer a otra;
y él dijo: Que no se sepa que ha venido mujer a la era.
15
Dijo además: Dame el manto que tienes puesto y sujétalo.
Y ella lo sujetó, y él midió seis medidas de cebada y se las puso encima.
Entonces ella entró en la ciudad.
16
Cuando llegó a donde estaba su suegra, ésta dijo: ¿Cómo te fue, hija mía? Y le contó todo lo que el hombre había hecho por ella.
17
Y dijo: Me dio estas seis medidas de cebada, pues dijo: “No vayas a tu suegra con las manos vacías.”
18
Entonces Noemí dijo: Espera, hija mía, hasta que sepas cómo se resolverá el asunto;
porque el hombre no descansará hasta que lo haya arreglado hoy.