Juicio contra las naciones vecinas

1
Profecía de la palabra del Señor contra la tierra de Hadrac y Damasco, su lugar de reposo (porque hacia el Señor están puestos los ojos de los hombres y de todas las tribus de Israel),
2
y también Hamat, que linda con ella,
y Tiro y Sidón, aunque sean muy sabias.
3
Tiro se ha edificado una fortaleza,
y ha amontonado plata como polvo
y oro como barro de las calles.
4
He aquí, el Señor la despojará,
arrojará al mar su riqueza
y ella será consumida por el fuego.
5
Ascalón lo verá y temerá,
también Gaza, y se retorcerá con gran dolor,
lo mismo Ecrón, pues su esperanza ha sido confundida.
Además perecerá el rey de Gaza,
y Ascalón no será habitada.
6
Un pueblo bastardo habitará en Asdod,
y yo destruiré el orgullo de los filisteos.
7
Quitaré la sangre de su boca,
y sus abominaciones de entre sus dientes.
Entonces él será también un remanente para nuestro Dios,
será como una tribu en Judá,
y Ecrón será como el jebuseo.
8
Y yo acamparé junto a mi casa como un guardián
para que nadie vaya ni venga,
y no pasará más sobre ellos el opresor,
porque ahora he visto con mis ojos.


Restauración del pueblo

9
Regocíjate sobremanera, hija de Sion.
Da voces de júbilo, hija de Jerusalén.
He aquí, tu rey viene a ti,
justo y dotado de salvación,
humilde, montado en un asno,
en un pollino, hijo de asna.
10
Destruiré el carro de Efraín
y el caballo de Jerusalén,
y el arco de guerra será destruido.
El hablará paz a las naciones,
y su dominio será de mar a mar,
y desde el río hasta los confines de la tierra.
11
Y en cuanto a ti, por la sangre de mi pacto contigo,
he librado a tus cautivos de la cisterna
en la que no hay agua.
12
Volved a la fortaleza,
oh cautivos de la esperanza;
hoy mismo anuncio
que el doble te restituiré.
13
Porque entesaré a Judá como mi arco,
y cargaré el arco con Efraín.
Incitaré a tus hijos, oh Sion,
contra tus hijos, oh Grecia,
y te haré como espada de guerrero.
14
Entonces el Señor aparecerá sobre ellos,
y saldrá como un rayo su flecha;
el Señor Dios tocará la trompeta,
y caminará en los torbellinos del sur.
15
El Señor de los ejércitos los defenderá;
ellos devorarán y pisotearán las piedras de la honda,
beberán y alborotarán como embriagados de vino,
se llenarán como tazón de sacrificio,
empapados como las esquinas del altar.
16
Los salvará el Señor su Dios aquel día
como rebaño de su pueblo;
porque como piedras de una corona
brillan sobre su tierra.
17
Pues ¡cuánta es su gracia y cuánta su hermosura!
El trigo hará florecer a los jóvenes y el mosto a las doncellas.