Recorrido por Macedonia y Grecia

1
Cuando cesó el alboroto, Pablo mandó llamar a los discípulos y, después de animarlos, se despidió y salió rumbo a Macedonia.
2
Recorrió aquellas regiones, alentando a los creyentes en muchas ocasiones, y por fin llegó a Grecia,
3
donde se quedó tres meses.
Como los judíos tramaban un atentado contra él cuando estaba a punto de embarcarse para Siria, decidió regresar por Macedonia.
4
Lo acompañaron Sópater hijo de Pirro, de Berea;
Aristarco y Segundo, de Tesalónica;
Gayo, de Derbe;
Timoteo;
y por último, Tíquico y Trófimo, de la provincia de *Asia.
5
Éstos se adelantaron y nos esperaron en Troas.
6
Pero nosotros zarpamos de Filipos después de la fiesta de los Panes sin levadura, y a los cinco días nos reunimos con los otros en Troas, donde pasamos siete días.


Visita de Pablo a Troas

7
El primer día de la semana nos reunimos para partir el pan.
Como iba a salir al día siguiente, Pablo estuvo hablando a los creyentes, y prolongó su discurso hasta la medianoche.
8
En el cuarto del piso superior donde estábamos reunidos había muchas lámparas.
9
Un joven llamado Eutico, que estaba sentado en una ventana, comenzó a dormirse mientras Pablo alargaba su discurso.
Cuando se quedó profundamente dormido, se cayó desde el tercer piso y lo recogieron muerto.
10
Pablo bajó, se echó sobre el joven y lo abrazó.
«¡No se alarmen! —les dijo—.
¡Está vivo
11
Luego volvió a subir, partió el pan y comió.
Siguió hablando hasta el amanecer, y entonces se fue.
12
Al joven se lo llevaron vivo a su casa, para gran consuelo de todos.


Pablo se despide de los ancianos de Éfeso

13
Nosotros, por nuestra parte, nos embarcamos anticipadamente y zarpamos para Asón, donde íbamos a recoger a Pablo.
Así se había planeado, ya que él iba a hacer esa parte del viaje por tierra.
14
Cuando se encontró con nosotros en Asón, lo tomamos a bordo y fuimos a Mitilene.
15
Desde allí zarpamos al día siguiente y llegamos frente a Quío.
Al otro día cruzamos en dirección a Samos, y un día después llegamos a Mileto.
16
Pablo había decidido pasar de largo a Éfeso para no demorarse en la provincia de *Asia, porque tenía prisa por llegar a Jerusalén para el día de Pentecostés, si fuera posible.
17
Desde Mileto, Pablo mandó llamar a los *ancianos de la iglesia de Éfeso.
18
Cuando llegaron, les dijo: «Ustedes saben cómo me porté todo el tiempo que estuve con ustedes, desde el primer día que vine a la provincia de Asia.
19
He servido al Señor con toda humildad y con lágrimas, a pesar de haber sido sometido a duras *pruebas por las maquinaciones de los judíos.
20
Ustedes saben que no he vacilado en predicarles nada que les fuera de provecho, sino que les he enseñado públicamente y en las casas.
21
A judíos y a *griegos les he instado a convertirse a Dios y a creer en nuestro Señor Jesús.
22
»Y ahora tengan en cuenta que voy a Jerusalén obligado por el Espíritu, sin saber lo que allí me espera.
23
Lo único que sé es que en todas las ciudades el Espíritu Santo me asegura que me esperan prisiones y sufrimientos.
24
Sin embargo, considero que mi *vida carece de valor paramismo, con tal de que termine mi carrera y lleve a cabo el servicio que me ha encomendado el Señor Jesús, que es el de dar testimonio del *evangelio de la gracia de Dios.
25
»Escuchen, yo sé que ninguno de ustedes, entre quienes he andado predicando el reino de Dios, volverá a verme.
26
Por tanto, hoy les declaro que soy inocente de la sangre de todos,
27
porque sin vacilar les he proclamado todo el propósito de Dios.
28
Tengan cuidado de sí mismos y de todo el rebaño sobre el cual el Espíritu Santo los ha puesto como *obispos para pastorear la iglesia de Dios, que él adquirió con su propia sangre.
29
Sé que después de mi partida entrarán en medio de ustedes lobos feroces que procurarán acabar con el rebaño.
30
Aun de entre ustedes mismos se levantarán algunos que enseñarán falsedades para arrastrar a los discípulos que los sigan.
31
Así que estén alerta.
Recuerden que día y noche, durante tres años, no he dejado de amonestar con lágrimas a cada uno en particular.
32
»Ahora los encomiendo a Dios y al mensaje de su gracia, mensaje que tiene poder para edificarlos y darles herencia entre todos los *santificados.
33
No he codiciado ni la plata ni el oro ni la ropa de nadie.
34
Ustedes mismos saben bien que estas manos se han ocupado de mis propias necesidades y de las de mis compañeros.
35
Con mi ejemplo les he mostrado que es preciso trabajar duro para ayudar a los necesitados, recordando las palabras del Señor Jesús: “Hay más *dicha en dar que en recibir.” »
36
Después de decir esto, Pablo se puso de rodillas con todos ellos y oró.
37
Todos lloraban inconsolablemente mientras lo abrazaban y lo besaban.
38
Lo que más los entristecía era su declaración de que ellos no volverían a verlo.
Luego lo acompañaron hasta el barco.