Parábola de la oveja perdida

1
Muchos *recaudadores de impuestos y *pecadores se acercaban a Jesús para oírlo,
2
de modo que los *fariseos y los *maestros de la ley se pusieron a murmurar: «Este hombre recibe a los pecadores y come con ellos
3
Él entonces les contó esta parábola:
4
«Supongamos que uno de ustedes tiene cien ovejas y pierde una de ellas.
¿No deja las noventa y nueve en el campo, y va en busca de la oveja perdida hasta encontrarla?
5
Y cuando la encuentra, lleno de alegría la carga en los hombros
6
y vuelve a la casa.
Al llegar, reúne a sus amigos y vecinos, y les dice: “Alégrense conmigo;
ya encontré la oveja que se me había perdido.”
7
Les digo que así es también en el cielo: habrá más alegría por un solo pecador que se *arrepienta, que por noventa y nueve justos que no necesitan arrepentirse.


Parábola de la moneda perdida

8
»O supongamos que una mujer tiene diez monedas de plata y pierde una.
¿No enciende una lámpara, barre la casa y busca con cuidado hasta encontrarla?
9
Y cuando la encuentra, reúne a sus amigas y vecinas, y les dice: “Alégrense conmigo;
ya encontré la moneda que se me había perdido.”
10
Les digo que así mismo se alegra Dios con sus ángeles por un pecador que se arrepiente.


Parábola del hijo perdido

11
»Un hombre tenía dos hijoscontinuó Jesús—.
12
El menor de ellos le dijo a su padre: “Papá, dame lo que me toca de la herencia.” Así que el padre repartió sus bienes entre los dos.
13
Poco después el hijo menor juntó todo lo que tenía y se fue a un país lejano;
allí vivió desenfrenadamente y derrochó su herencia.
14
»Cuando ya lo había gastado todo, sobrevino una gran escasez en la región, y él comenzó a pasar necesidad.
15
Así que fue y consiguió empleo con un ciudadano de aquel país, quien lo mandó a sus campos a cuidar cerdos.
16
Tanta hambre tenía que hubiera querido llenarse el estómago con la comida que daban a los cerdos, pero aun así nadie le daba nada.
17
Por fin recapacitó y se dijo: “¡Cuántos jornaleros de mi padre tienen comida de sobra, y yo aquí me muero de hambre!
18
Tengo que volver a mi padre y decirle: Papá, he pecado contra el cielo y contra ti.
19
Ya no merezco que se me llame tu hijo;
trátame como si fuera uno de tus jornaleros.”
20
Así que emprendió el viaje y se fue a su padre.
»Todavía estaba lejos cuando su padre lo vio y se compadeció de él;
salió corriendo a su encuentro, lo abrazó y lo besó.
21
El joven le dijo: “Papá, he pecado contra el cielo y contra ti.
Ya no merezco que se me llame tu hijo.”
22
Pero el padre ordenó a sus *siervos: “¡Pronto! Traigan la mejor ropa para vestirlo.
Pónganle también un anillo en el dedo y sandalias en los pies.
23
Traigan el ternero más gordo y mátenlo para celebrar un banquete.
24
Porque este hijo mío estaba muerto, pero ahora ha vuelto a la vida;
se había perdido, pero ya lo hemos encontrado.” Así que empezaron a hacer fiesta.
25
»Mientras tanto, el hijo mayor estaba en el campo.
Al volver, cuando se acercó a la casa, oyó la música del baile.
26
Entonces llamó a uno de los siervos y le preguntó qué pasaba.
27
“Ha llegado tu hermano —le respondió—, y tu papá ha matado el ternero más gordo porque ha recobrado a su hijo sano y salvo.”
28
Indignado, el hermano mayor se negó a entrar.
Así que su padre salió a suplicarle que lo hiciera.
29
Pero él le contestó: “¡Fíjate cuántos años te he servido sin desobedecer jamás tus órdenes, y ni un cabrito me has dado para celebrar una fiesta con mis amigos!
30
¡Pero ahora llega ese hijo tuyo, que ha despilfarrado tu fortuna con prostitutas, y tú mandas matar en su honor el ternero más gordo!”
31
»“Hijo mío —le dijo su padre—, tú siempre estás conmigo, y todo lo que tengo es tuyo.
32
Pero teníamos que hacer fiesta y alegrarnos, porque este hermano tuyo estaba muerto, pero ahora ha vuelto a la vida;
se había perdido, pero ya lo hemos encontrado.” »