1
El Señor *Todopoderoso responde: «Yo estoy por enviar a mi mensajero para que prepare el camino delante de mí.
De pronto vendrá a su templo el Señor a quien ustedes buscan;
vendrá el mensajero del *pacto, en quien ustedes se complacen
2
Pero ¿quién podrá soportar el día de su venida? ¿Quién podrá mantenerse en pie cuando él aparezca? Porque será como fuego de fundidor o lejía de lavandero.
3
Se sentará como fundidor y purificador de plata;
*purificará a los levitas y los refinará como se refinan el oro y la plata.
Entonces traerán al Señor ofrendas conforme a la justicia,
4
y las ofrendas de Judá y Jerusalén serán aceptables al Señor, como en tiempos antiguos, como en años pasados.
5
«De modo que me acercaré a ustedes para juicio.
Estaré presto a testificar contra los hechiceros, los adúlteros y los perjuros, contra los que explotan a sus asalariados;
contra los que oprimen a las viudas y a los huérfanos, y niegan el derecho del extranjero, sin mostrarme ningún temordice el Señor Todopoderoso—.


Fidelidad en las ofrendas

6
»Yo, el Señor, no cambio.
Por eso ustedes, descendientes de Jacob, no han sido exterminados.
7
Desde la época de sus antepasados se han apartado de mis preceptos y no los han guardado.
Vuélvanse a mí, y yo me volveré a ustedesdice el Señor Todopoderoso—.
»Pero ustedes replican: “¿En qué sentido tenemos que volvernos?”
8
»¿Acaso roba el hombre a Dios? ¡Ustedes me están robando!
»Y todavía preguntan: “¿En qué te robamos?”
»En los diezmos y en las ofrendas.
9
Ustedes —la nación enteraestán bajo gran maldición, pues es a mí a quien están robando.
10
»Traigan íntegro el diezmo para los fondos del templo, y así habrá alimento en mi casa.
Pruébenme en estodice el Señor Todopoderoso—, y vean si no abro las compuertas del cielo y derramo sobre ustedes bendición hasta que sobreabunde.
11
Exterminaré a la langosta, para que no arruine sus cultivos y las vides en los campos no pierdan su frutodice el Señor Todopoderoso—.
12
Entonces todas las naciones los llamarán a ustedes *dichosos, porque ustedes tendrán una nación encantadoradice el Señor Todopoderoso—.


Insolencia de Judá

13
»Ustedes profieren insolencias contra mí —dice el Señor—.
»Y encima preguntan: “¿Qué insolencias hemos dicho contra ti?”
14
»Ustedes han dicho: “Servir a Dios no vale la pena.
¿Qué ganamos con cumplir sus mandatos y vestirnos de luto delante del Señor Todopoderoso
15
si nos toca llamar dichosos a los soberbios, y los que hacen lo malo no sólo prosperan sino que incluso desafían a Dios y se salen con la suya?” »
16
Los que temían al Señor hablaron entre sí, y él los escuchó y les prestó atención.
Entonces se escribió en su presencia un libro de memorias de aquellos que temen al Señor y honran su nombre.
17
«El día que yo actúe ellos serán mi propiedad exclusivadice el Señor Todopoderoso—.
Tendré compasión de ellos, como se compadece un hombre del hijo que le sirve.
18
Y ustedes volverán a distinguir entre los buenos y los malos, entre los que sirven a Dios y los que no le sirven.